PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Un día de lluvia, para la mayoría es un día difícil, imposible de vivir. Un contratiempo para las muchas actividades de esas 24 horas.

A más de uno he escuchado lamentarse por la lluvia que se avecina.

Es cierto, el anuncio de una tormenta es siempre un motivo de alarma e incertidumbre, en especial para aquellos que viven en lugares vulnerables a las inclemencias del tiempo.

Es verdad que cuando el agua desborda la capacidad de las presas, los ríos y arroyos hay peligro de inundaciones y con ellas riesgos que podrían ocasionar pérdidas de vidas y propiedades.

Ese es el lado malo de aquello que abunda.

El agua torrencial, desbordada, incontrolable, lo inunda todo, lo arrasa todo, dejando una desolación estremecedora.

Cuando se torna destructiva, ya no es tan hermosa, pero solo lo es en ocasiones y sigue siendo tan amable, que siempre envía avisos para que estemos preparados, para salvaguardar vidas y posesiones.
Su belleza radica en esas primeras gotas que acarician la cara y también un poco el alma, aquellas que refrescan la tierra, muchas veces agrietada de pedir a gritos un poco de agua.

Es hermosa cuando se posa sobre una hoja o una flor para acentuar su belleza y su color, para calmarle la sed producida por los inclementes rayos del sol.

La lluvia regala la más bella melodía al caer sobre los techos o los toldos de un balcón.
Es la mejor compañía en los días de mayor soledad.

Tiene la magia de cantar y llorar en el mismo tono.

Puede, en medio de su aparente frialdad, ofrecer abrigo y consuelo, paz y tranquilidad.

Tiene la llave para abrir el baúl de los más bellos recuerdos, el de una infancia feliz, tan irrepetible como incomparable o el de una época en que creímos que así sería nuestra vida hasta el final de sus días, con la misma gente y en el lugar en el que sentimos que la felicidad era la única realidad existente.

Al compás de su sonido, concentrada en sus acordes, sin hacer caso a la brisa que muchas veces la acompaña y pretende robarle protagonismo, lo mejor es dejarse llevar a los mejores momentos, lugares y personas y revivir todo aquello que sólo se puede vivir en los sueños.

Posted in Mi Tiempo
agency orquidea

Más contenido por Evelyn Irizarri