Pinceladas del refranero dominicano (2)

Guardia viejo e’ un rango”, reza un dicho en el ejército criollo, que se aplica a toda experiencia en la vida. “Reguilar el trompo en la uña”; “Creer en huevo’e lechuza”; que “la pelota e redonda y viene en caja cuadrá”, que el tipo “e’ ma bronco que una guinea tueita”, que “eso e’paja pa la gaisa”; y “pesa má que un matrimonio abligao”, son expresiones que refuerzan el refranero criollo. Ante un pisotón se expresa: “ma’sabajo pisó Colón y dijo: Tieeerraaaa!” De manera despectiva el dicho de “turco, paloma y gato, no hay animal ma ingrato”. Para dominicanizar la máxima universal, se dice: “Al que Dió se lo da, en la puelta se lo ponen”. Al referirse a una situación difícil: “aquí, como la arepa, con fuego arriba y fuego abajo” o “como el pan chiquito, que to’er mundo lo soba pero nadie lo coje” y es seguro que eso, “tiene gato entre macuto”; “El que se va a jo…, no calcula”; “a faita e’pan, casabe”; y seguro de tener razón, la apuesta se echa: “te juego peso a moriqueta” y “diante”, cuando lo cuarto valían, se decía: “peso a cabo’e túbano”. “Dió le da balba a quien no tiene quijá”, dice el capitaleño, para señalar lo injusto del reparto universal; “va a llové, no moja” así como “no hay que morise la vípera”. El horno no está para galleticas, expresa el refrán del mundo y en criollo se dice: “la cosa ta’pretá” o “la cosa ta floja”, frases que aunque antagónicas, significan lo mismo. “Pa comida peidía, tripa rompía”, justificando acciones de la pobreza y la necesidad; “la boca dice y er jocico paga”; “a ver si e chicle lo que la chiva matica”; “el hijo de puta saca a su mai de cuipa” porque al que niega la criatura, el muchacho le nace “ecupío”. “Ar palo dao, ni Dió lo quita”; “Como er caimito, que prefiere secase en la mata, pa no gotiá” en referencia al “malagradecío” y al orgulloso; “cuando la fruta ta madura, si no la tumban gotea”, parecidos, aunque con carga filosófica diferenciada y de uso muy puntual.“Nunca farta un pelo entr’el sancocho”; “hay que contá con’er pollo y con’er moquillo”; “no te preocupe por la pueica, que lo marrano son má”; “de noche to lo gato son prieto” ;“papeleta mató a menú y morocota acabó con to”; “culebra no coje maco saltando”;“cucarachita, buca tu seto”; “pa que se lo coman lo gusano, que lo gocen lo critiano” dice la libertina, justificando su forma de vida alegre. Cuidado con “el negocio del capa perros” o si “la sal cueta ma-quer chivo”, porque “ta como peine en cabello malo”: “burro no sabe de bicochito”; y no sea que “una cosa piense el burro y otra el que lo apareja”, de la misma manera que; “chivo que no grita, colín con él” y para significar lo que no se encuentra: “escaso como muela e’garza”; “ei que bajo’e mata se guarece, se moja do vece” y todo ello sin pretender saber, “ por donde le entra el agua al coco” porque “el que tenga su cojombro, que se lo eche al hombro”, que “no se acueidan, lo que ahora gozan, cuando entre to, comíamo yeiba:”

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.