PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO
avatar-carlos-nina-gomez
avatar-carlos-nina-gomez

Balaguer no solo constituyó una pesada retranca que evitó que en el país se viviera una auténtica democracia. Frenó, además, que se concretara en nuestra nación una etapa positiva de paz, sosiego y tranquilidad después del Golpe de Estado contra el gobierno constitucional de Juan Bosch.

Fue un firme aliado de Trujillo Molina. Colaborador del sátrapa y, obviamente, beneficiario del poder omnímodo.

Hay pruebas “al canto” de su eterna alianza política con el dictador que lo llegó a designar en varios cargos en el gabinete de la sangrienta tiranía que acogotó al pueblo dominicano. Llegó a ser, también, un presidente títere de la dictadura.

La historia, insisto, no debe ser distorsionada. Partiendo de la historia real que retrata de cuerpo entero al entonces activo militante del trujillismo, se observan sus elogios al tirano, por fortuna ajusticiado el 30 de mayo de 1961.

Precisamente, leamos parte de lo que proclamó Balaguer en la lectura del panegírico escrito con una fina prosa, lleno de alabanzas, leído frente al cadáver del tirano: “He aquí, señores, troncado por el soplo de una ráfaga aleve, el roble poderoso que durante más de treinta años desafió todos los rayos y salió vencedor de todas las tempestades. El hecho horrendo consterna nuestro ánimo y estremece con fogoso estrépito de catástrofe el alma nacional.

Jamás la muerte de un hombre produjo tal sentimiento de consternación de un pueblo ni gravitó con mayor sensación de angustia colectiva.

Es que todos sabemos que con este muerto glorioso perdemos al mejor guardián de la paz pública y al mejor defensor de la seguridad y el reposo de los hogares dominicanos”.

Volvamos a su terrible régimen de los fatídicos 12 años y recordar que uno de los hechos criminales más sonados fue el que afectó al talentoso abogado y periodista Guido Gil Díaz.

Gil Díaz fue uno de los primeros dirigentes del Movimiento Popular Dominicano (MPD) que pagó caro (con su muerte) la lucha que desplegó en favor del pueblo y la democracia. Su principal labor la desarrolló como abogado defensor de los obreros cañeros del Central Romana Corporation.

Balaguer apenas había cumplido poco más de un año en el poder -tras ser juramentado como Presidente el 1 de julio de 1966- cuando se produjo la desaparición y asesinato de Gil Díaz.

Fueron cientos los jóvenes revolucionarios y democráticos asesinados, deportados, encarcelados y secuestrados durante el salvaje gobierno balaguerista.

Henry Segarra Santos, luchador por la democracia, también figura en la larga lista de jóvenes asesinados. El de Segarra Santos, quien apenas tenía 25 años, fue otro crimen de Estado.

Continuará…

Posted in Opiniones
agency orquidea

Más contenido por Carlos Nina Gómez