Fracasos o lecciones

Escoger, intentar, decidir, arriesgar, seguir, girar, todas son acciones que nos llevan a mantener viva la aspiración de ver nuestras metas, cada vez más de cerca. Las posibilidades pueden estar a favor. Por otro lado, los imprevistos podrían confrontarnos con nuestras áreas vulnerables, pero cuando Dios está de nuestro lado, todo esto simplemente logra avivar el fuego de la pasión por lo anhelado y derrotar la desesperanza. Por supuesto, cuando Dios está de por medio, no hay medias tintas, vamos a la segura. El proceso está lleno de riquezas y enseñanzas inspiradoras, y como resultado de nuevos impulsos para recomenzar. Cada aprendizaje se convierte en pieza valiosa para la plataforma de nuevas estructuras propulsoras de riquezas, porque en Dios no tenemos fracasos, solo lecciones.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.