¡Libres de verdad!

No hay mejor plataforma para alcanzar la plenitud que la libertad, estar completos y ser plenos requiere de que íntimamente seamos libres para dar y recibir; decidamos de qué estar llenos o con que saturar nuestros vacíos, complacer sin sabotearnos la paz, compartir sin depender... Vive sabiamente, eso trae libertad. La falta de identidad nos desequilibra y sabotea esa libertad. Mientras vivamos intentando impresionar a otros no seremos libres, cada uno debemos ser amado y aceptado como es, luego el amor cumplirá su tarea, el amor no mide pero valora, no saca cuentas pero te toma en cuenta. Piénsalo, si no te aceptas, tal vez te detestas; siempre serás presa fácil de aquellos a quienes temes decepcionar, ámate y te amarán, el amor sabe abrazar lo que la libertad soltó.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.