¡Lo cambia todo!

Quedarse en la caverna de la traición, en el pantano de la amargura o en la copa rota del rechazo puede ser muy peligroso, las sombras impenitentes de la depresión, el miedo, la soledad del abandono y la auto conmiseración nos llevarían de un abismo en otro en un oleaje asfixiante.

El brazo fuerte de Dios está ahí vigoroso, extendiéndote gracia, misericordia y protección emocional, física y espiritual frente a todas tus batallas. Él te dice: te sostengo de tu mano derecha, no temas, yo te ayudo. ¡No necesitas que te lancen una cuerda, ni te permitas soltar la toalla y dejarte atrapar por el desaliento. Abrázalo como un niño... Su amor nunca falla! Las sombras del desamor son muy amargas, pero la luz de su presencia todo lo cambia.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.