¡Modo sensatez!

Llegó el tiempo de replantear prioridades, de remover la venda, de quitar poder a la opinión de ciertos consejeros y volverse a los mandamientos de Dios, a vivir su palabra. Tantas veces hemos visto que la vida y la muerte, la felicidad y la tragedia, la insensatez y la genialidad se encuentran en esquinas inesperadas donde la balanza resbala de manera natural hacia lo imprevisible. Dios es nuestra fuerza en la debilidad, nuestra luz en las tinieblas y nuestra certeza en el tambaleante mañana. Los logros no curan enfermedades, el dinero no compra el cielo, las relaciones no dan la felicidad, los afanes no enriquecen a nadie, las críticas no producen tu mejor versión y la paz no es un título de propiedad, es una conquista diaria. Vive en modo sensatez.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.