Preocupación Vs. bendición

Así como no puedes ver un enemigo invisible, también te cuesta ver a Dios, dónde se revela, qué o a quienes está usando para darte un mensaje y responder tus preguntas. Pero Él colocó sus ojos sobre ti y si pones tus ojos en Jesús, le conocerás gradualmente, tanto como vayas acercándote a Él. Nos dice, echa sobre mi tu carga, no temas y suelta tus preocupaciones. Lograr estas tres solicitudes es posible al conocerle profundamente; aunque parezca difícil creer, las preocupaciones son distracciones, a veces son imaginaciones. Piensa que no hay nada imposible para Él… Pero para ti, creer lo hace menos difícil, creerle lo hace posible y orar puede hacerlo tangible pronto. Hoy cambia preocupación por ocuparte en la oración para que todo gire hacia tu bendición.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.