Unas frases de Hamlet

A estas alturas hablar de Hamlet es un punto común, debido a que es parte de nuestro acervo cultural, a pesar de que, como todo clásico, podría tener infinitas interpretaciones. Incluso, en cada lectura que le demos podemos encontrar aspectos diferentes que habíamos pasado por alto, pues al cambiar nosotros y la sociedad, varían nuestros intereses y leemos de forma diferente.

Hamlet es la historia de una traición por el poder, es la historia de una venganza y es la historia de una locura fingida y es también, y sobre todo, la historia de un sentimiento moral del príncipe danés que se concreta en una duda que le hace postergar hasta el final de la trama la venganza contra el regicida. El padre de Hamlet es asesinado por su hermano Claudio, quien toma el poder y se casa con la esposa del rey, Gertrudis, madre del príncipe Hamlet; luego el espectro del rey asesinado le pide a su hijo que vengue su muerte.

Al inicio de la trama, cuando Horacio, Marcelo y Bernardo comentan asustados sobre el espectro que se les aparece mientras hacían guardia (el espectro es el alma del rey asesinado), pero lo hacen ir por requerirle con insistencia que les hable, dice Marcelo: “Se ha ido. Hicimos mal en usar la violencia con un ser de tanta majestad, pues es invulnerable como el aire y pretender agredirle es una burla”. A lo cual le responde Horacio: “Y se sobresaltó como un culpable citado por el juez”. Como abogado con un poco de práctica penal, me sonreí con esta frase.
Precisamente a los abogados, pero más a los políticos, no trata muy bien Shakespeare en esta obra, las referencias negativas. El personaje de Polonio agrada por su fina inteligencia en principio, emite inteligentes consejos de Estado, y también a sus hijos (Laertes y Ofelia), pero luego se nos muestra como un cortesano sin escrúpulos, servil. A quien en un momento de la trama, Hamlet mata al descubrirlo detrás de una cortina para escuchar una conversación entre el príncipe y su madre, la reina Gertrudis.
Pero, volviendo a los políticos, en una conversación con el rey Claudio, su tío y padrastro, dice Hamlet refiriéndose a Polonio, que estaba muerto: (…) tiene encima una asamblea de gusanos políticos. El gusano es el gran emperador de la dieta…” En otra parte, hablando con un enterrador, sobre algunas calaveras que este tiene, le dice: “Tal vez fuese la cabeza de un político, ahora avasallado por un asno, capaz de engañar a Dios (…)”.
Sobre la honradez, nos dice: “(…) tal como va el mundo, ser honrado es ser uno entre diez mil”. Y, como buen estoico refiere: “(…) no hay nada bueno ni malo: nuestra opinión le hace serlo”. O estas sobre el crimen y la justicia: “El crimen, aunque es mudo, al final habla con lengua milagrosa”; “en la usanza corrupta de este mundo la mano dadivosa del culpable desplaza a la justicia; y es sabido que el propio botín compra a la ley”.

Sin embargo, dos frases son las más famosas del texto, una la refiere Marcelo: “Algo podrido hay en Dinamarca”, traducida también como “Algo huele mal en Dinamarca”; y, la manifestada por el Hamlet, la eterna: “Ser o no ser, esa es la cuestión…”.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.