PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Adicional a los daños que genera la ausencia de tratamiento del agua residual al medioambiente y a la salud, pesa un pronóstico nada halagüeño para la República Dominicana y su gente.

Si continúan las descargas no depuradas en los ríos, mares y subsuelo del país, en los próximos 50 años se comprometerá la disponibilidad de agua potable, asegura Martín Meléndez, especialista en Ingeniería Sanitaria.

“Estamos jugando con nuestro futuro. Casi todas las aguas residuales están entrando al subsuelo; y con el corte de los manglares que tenemos, las aguas subterráneas nuestras se van a volver salobres. Y nos vamos a quedar sin agua. Si seguimos este proceso, no doy más de 50 años para que tengamos serios problemas de agua, que hoy no tenemos”, sentenció el investigador.

Deploró que algunos proyectos hoteleros tengan como práctica la destrucción de estas barreras naturales, a los fines de disponer sus descargas en los cuerpos de agua.

“En nuestro país más del 60 % del agua que producen nuestros ríos en la Cordillera Central, llega virgen (sin utilizar) al mar. Si nosotros seguimos tratando así a nuestro medioambiente, en 50 años no vamos a tener agua potable”, enfatizó.

Sistemas obsoletos

Respecto al tratamiento dado por las autoridades a las aguas residuales, aseguró que una gran parte de los sistemas de depuración en el Gran Santo Domingo son obsoletos y poco funcionales.

“Se supone que cada 50 años se debe cambiar las tuberías de aguas residuales, y que yo me acuerde, las tuberías de aguas residuales se cambiaron en Santo Domingo cuando yo tenía 10 años y tengo 67”, explica el docente de la maestría en Ingeniería Sanitaria y Ambiental del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC).

Destacó la necesidad de implementar un plan para ampliar la cobertura de captación y tratamiento de las aguas crudas, así como la rehabilitación de la infraestructura existente.

El experto parte del dato de que solo el 18 % de las calles del Gran Santo Domingo están conectadas a redes de alcantarillado sanitario. A esto se suma, que solo el 8 % de las aguas residuales recibe tratamiento en los sistemas operados por la CAASD.



Reutilización de las aguas

En base a la experiencia de otros países, sugiere el aprovechamiento de las aguas negras ya procesadas, para ser reutilizadas para consumo humano, uso industrial, reguío o producción eléctrica.

“Costa Rica tiene más de seis años que no gasta un litro de combustible en producir electricidad, porque todo es a base de hidroeléctrica, eólica y solar. Y tiene un 100% de sus aguas residuales convertidas en agua potable antes de volver al medioambiente. Y Costa Rica no es tan diferente a nosotros ni tiene más medios que nosotros”, puntualizó.

Sostuvo que si las autoridades dominicanas tuvieran interés en mejorar la disposición de sus aguas, la problemática estaría resuelta en un plazo de 20 años. Ante el escenario descrito, el especialista planteó la necesidad de aprobar la Ley de Aguas que tiene 25 años estancada en el Congreso.


Posted in Destacado, Panorama
agency orquidea

Más contenido por Diana Rodríguez