PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Aunque hubo un aumento en la matriculación estudiantil, la llegada del covid-19 causó que decenas de personas abandonaran sus estudios universitarios.

Así lo establece el informe diagnóstico sobre la Educación Superior y la Ciencia Post COVID-19 en Iberoamérica. Perspectivas y Desafíos de Futuro, realizado por la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI).

Al dar a conocer algunos de los aspectos del estudio, el secretario de la entidad, Mariano Jabonero, señaló que entre 10 y 25 por ciento de los estudiantes de universidades dejaron su carrera universitaria en medio de la incidencia de la enfermedad, indicando que la cifra representa un problema por la cantidad de familias que apuestan a la educación para sacar adelante a sus hijos, y por las personas que pierden oportunidades de futuro.

Sin embargo, señaló que pese al alto número de bachilleres que se alejaron de las aulas, en la región el número de inscriptos en los centros de educación superior ya supera los 32 millones de individuos.

Explicó que la población estudiantil se concentra fundamentalmente en carreras de grado, que representan el 80 por ciento de los matriculados, mientras que las de doctorado apenas llegan al dos por ciento.

Más datos

La investigación desarrollada con el apoyo de los rectores y delegados de la Red Universitaria por el Avance de la Educación Dominicana (Runed), también indica que la formación de nuevos profesionales se vio afectada desde que se declaró el covid-19 como pandemia, ya que llevó los planes de estudios a una transición urgente y sin planificación a modalidades de enseñanza remota de emergencia.

Sostiene que para favorecer la continuidad pedagógica a nivel institucional las universidades no propusieron una única metodología, dejando que las decisiones sobre el uso de las aulas virtuales sean exclusivas del profesorado.

De igual manera, apunta que se desarrollaron una diversa cantidad de estudios e investigaciones sobre el Sars Cov 2, la enfermedad y sus efectos en los distintos campos disciplinarios.

“En muchos casos, los esfuerzos institucionales se orientaron a producir y disponer de recursos tecnológicos o dispositivos de contención social, en especial, para la atención de los efectos del confinamiento”, cita el documento.

No obstante, informa que las publicaciones no vinculadas a la afección viral quedaron retrasadas. l

Recomiendan carreras de menor duración

A través del estudio la OEI exhorta a las universidades, los gobiernos y las empresas a estimular programas cortos y de formación profesional de dos o tres años, que brinden mayor flexibilidad y atención a las características personales del alumno. Para Pablo Bartol, gerente de desarrollo social del Banco de Desarrollo de América Latina, la nueva generación de estudiantes requieren carreras más cortas para insertarse rápido al mercado laboral.

Posted in Educación
agency orquidea

Más contenido por Luis Silva