Santo Domingo. – El investigador y docente cubano-mexicano, Sixto Moya, afirma que la calidad educativa es un proceso regido por la innovación y mejora constante que se alcanza si el proceso se somete al ejercicio crítico, de forma permanente.


Moya es un destacado periodista, investigador y docente cubano-mexicano, miembro de número de la Academia Mexicana de Educación y fundador del Laboratorio de Inteligencia Exponencial.

Durante su conferencia magistral de cierre del 14º Congreso Internacional Ideice 2023, titulada: “Impacto del conocimiento digitalizado-abierto en la práctica docente y la calidad educativa”, dijo que la crítica alcanza siempre un tono demoledor en algunos medios masivos de información y un tono lamentable entre los que medran políticamente en los problemas educativos.


“La comprensión del tema a nivel de la academia y las instituciones del sistema, pasa por la aceptación implícita de que siempre estamos en proceso de mejoramiento con mayores o menores resultados, según las evaluaciones estandarizadas internacionales y de otros mecanismos nacionales de evaluación en fase de perfeccionamiento”, sostiene el educador y periodista.


El también creador de la primera cátedra de Inteligencia Exponencial expresó que dicha comprensión y sus productos permiten ejercer un liderazgo necesario, pero no suficiente, en el sentido de que crítica-evaluación-mejoramiento es una cadena indisoluble.


Moya comenta que, según la sabiduría ancestral, “la fuerza de una cadena está en su eslabón más débil”. Y si la cadena, el liderazgo es fuerte, está llamado a ampliar sus perspectivas y sus niveles concretos de influencia en la realidad.


Agrega, sin embargo, que el liderazgo teórico que no aporta cambio no es un liderazgo eficaz, por mayor reconocimiento académico que pueda alcanzar.


Dijo que en los sistemas educativos de la región se acumulan rezagos y deficiencias que alcanzan momentos críticos según la comprensión del fenómeno educativo que tengan los grupos que se suceden en el poder y las urgencias que, como en caso de pandemia, modifican las prioridades presupuestarias.


Moya aprovechó el congreso para poner a debate la necesidad de identificar, adecuar y potencializar al interior del sistema educativo escolarizado y formal el impacto de la digitalización y su contexto abierto de un conocimiento que se genera más allá de las instituciones y sus normas establecidas.

Sin embargo, afirma que “hay un universo funcional abierto donde crece el conocimiento digitalizado, desmaterializado y desmonetizado, sin que seamos conscientes de los alcances e impacto en la misión social”.

Por otro lado, el educador destaca que los video juegos, la música y el conjunto de las industrias culturales forman parte del universo de conocimientos que maneja la sociedad en todos sus grupos etarios, con independencia de los sistemas educativos, muchas veces ajenos a esa influencia.


Asimismo, reflexiona sobre el abandono escolar de muchos jóvenes por cuestiones económicas, visto por el sector público como “deserción” y precisa que ese grave giro lingüístico genera un conjunto de prejuicios sociales contra los escolares.


“Tal éxodo masivo, bajo disímiles explicaciones, ¿se debe seguir catalogando como la “deserción” del alumno o más bien hay que rectificar y hablar de la falta de congruencia del sistema o la falta de liderazgo del maestro o el peso fatal de las circunstancias? Se pregunta.


En ese sentido, comenta si vale la pena llegar hasta aquí y dar la cara por un sistema que sabe reconocer sus fallos, pero que lucha por perfeccionarse y cumplir su misión, como se evidencia en estas jornadas que organiza el Instituto Dominicano de Evaluación e Investigación de Calidad Educativa (ideice), continúa diciendo.


Entiende que es momento que los docentes asuman un liderazgo social auténtico, calificado, útil desde el cual se llama a crecer y demostrar de qué tamaño es la voluntad, la inteligencia, la ética, y el compromiso de los que van al aula, a dialogar con el futuro y comunicar a los estudiantes que no les fallarán. También, es tiempo que los alumnos adopten con voluntad el compromiso de aprender.

Perfil del conferencista


Sixto Moya Herrera es periodista, investigador y docente cubano-mexicano.


Miembro de número de la Academia Mexicana de Educación. Fundador del Laboratorio de Inteligencia Exponencial. Exdirector general del Instituto de Estudios Educativos y Sindicales de América (IEESA) de la Confederación de Educadores Americanos, y miembro del Consejo Consultivo de la Subsecretaría de Educación Básica de la SEP, México.


En Cuba fue secretario ejecutivo de la Compaña Nacional por la Lectura y Profesor Metodólogo del Centro de Superación del Ministerio de Cultura. Es doctor en pragmalingüística y profesor e investigador de pensamiento exponencial, del Centro Regional de Formación Docente e Investigación Educativa.


Ha sido uno de los operadores políticos de mayor influencia en el campo de la producción y evaluación práctica del discurso, con una larga trayectoria en la formación de cuadros políticos. Ha diseñado y puesto en marcha diversas propuestas metodológicas-experimentales en el escenario pedagógico internacional.


Creó la primera Cátedra de Pensamiento Exponencial para la formación de docentes y la investigación educativa, con vistas a trascender muchos códigos establecidos en un contexto donde priman la exclusión y el regazo educativo.

Posted in Educación

Más de panorama

Más leídas de panorama

Las Más leídas