PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Puerto Príncipe. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) hizo un llamamiento urgente a los portadores de armas en Haití, sumido en una profunda crisis, a que protejan la vida y la integridad de los heridos y del personal médico.

. La solicitud, suscrita también por la Cruz Roja de Haití y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, se realiza “ante nuevos rebrotes de violencia” en el país caribeño y el consiguiente aumento de heridos y fallecidos, de acuerdo con un comunicado.

Las personas heridas y enfermas “deben poder recibir atención médica con libertad, sin discriminación, en cualquier momento y en todas las circunstancias”, agregó el comunicado.

Jamás, se apuntó, “debe obstaculizarse la labor que realizan el personal, los vehículos y las instalaciones de salud para prevenir y aliviar el sufrimiento humano, allí donde se encuentre” y tampoco “se les debe impedir proteger la vida y la salud y procurar que las personas reciban un trato digno y respetuoso”.

En consonancia con el principio fundamental de humanidad, cuyo propósito es proteger la vida y la salud y procurar que todas las personas sean respetadas, deben protegerse en Haití las ambulancias, las instalaciones médicas, los equipos de primera respuesta, incluidos voluntarios y personal médico, así como el emblema de la Cruz Roja.

A la vez, los firmantes recordaron que conforman una red “neutral, imparcial e independiente” cuya misión es exclusivamente humanitaria “de proteger sin discriminación la vida y la dignidad de quienes viven en medio de desastres y crisis, quienes atraviesan problemas de salud y sociales, así como conflictos u otras situaciones de violencia, y prestarles asistencia cuando sea necesario”.

Haití vive en medio de una aguda crisis en todos los órdenes y una espiral de violencia, a lo que se suma la reaparición del cólera, que en 4 meses ya ha causado cerca de 600 muertes en el país.

En octubre pasado, el Gobierno solicitó oficialmente el envío de una fuerza extranjera, tras lo cual el secretario general de la ONU, António Guterres, propuso establecer una “fuerza de acción rápida” con militares de uno o varios países y no bajo bandera de Naciones Unidas, una iniciativa que aún no se ha concretado.

Armas ilegales

En Viena, la ONU denunció que Haití pasa por su peor crisis de seguridad en décadas, con armamento -proveniente en su mayoría de EE.UU.- cada vez más numeroso y potente en manos de bandas criminales que utilizan la violencia para hacerse con el control del país, denunció

“El último repunte de las incautaciones de armas de fuego, junto con los informes de inteligencia y de las fuerzas del orden, sugiere que el tráfico de armas de fuego entre Estados Unidos y Haití está aumentando”, informa la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Onudd) en un informe difundido este viernes en Viena.

“Todos los indicadores de inseguridad, desde los homicidios a la violencia sexual y los secuestros, hasta los asesinatos de policías, están aumentando”, agrega el reporte, titulado “Mercados delictivos de Haití: cartografía de las tendencias del tráfico de armas de fuego y drogas”.

El documento señala que el contrabando de armas de fuego está alimentando la violencia, mientras que el país sigue siendo un punto de tránsito de drogas como la cocaína y las autoridades parecen sobrepasadas por la situación.

Haití lleva años inmerso en la crisis, situación que el magnicidio en julio de 2021 del entonces presidente Jovenel Moïse a manos de mercenarios, en su mayoría colombianos, sólo ha agravado.

El actual Gobierno haitiano ha pedido en repetidas ocasiones desde octubre el envío al país de una fuerza militar internacional para combatir a las bandas armadas.

País sufre su peor emergencia humanitaria

Los homicidios, secuestros y desplazamientos se están disparando en el país, que sufre la peor emergencia humanitaria y de derechos humanos en décadas, recalca la Onudd.

Los homicidios se han duplicado desde 2019 hasta los 2,183 del año pasado, mientras que los secuestros han pasado de los 78 de 2019 a los casi 1.400 de 2022.

“Haití tiene unas fronteras porosas -con 1.771 kilómetros de costa y 392 kilómetros de frontera terrestre con la República Dominicana- que ponen a prueba la capacidad de las fuerzas de seguridad, que carecen de recursos y personal suficientes, y que a su vez son un objetivo de las bandas armadas”, expone el documento.

Posted in Internacionales
agency orquidea

Más contenido por Agencias