PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

República Dominicana todavía no se repone del trágico suceso ocurrido anoche en el sector Villa Pereyra, provincia La Romana, donde Daniel Guerrero “el Ebanista” mató al menos a tres personas e hirió a seis policías, antes de caer abatido por las balas de las autoridades.

Este trágico desenlace se extendió durante siete horas y los supuestos motivos parecen ser que la ira e impotencia que se apoderaron de el Ebanista, al este tomar “la justicia por sus manos”.

Según sus vecinos, él era un hombre de trabajo y tranquilo pero que estaba hastiado por el robo a sus piezas de ebanistería que guardaba en su taller.

De acuerdo con las versiones, “el Ebanista” había denunciado al menos tres veces la situación pero las autoridades nunca le hicieron caso, lo que desembocó en la tragedia de anoche.

Pero no es la primera vez que se da este tipo de situaciones.

La muerte de los locutores en SPM

En febrero de 2017, José Rodríguez entró a la emisora 103 FM de San Pedro de Macorís y acabó con la vida de los locutores Leónidas Martínez y Luis Manuel Medina, así como de herir a Dayana García, secretaria en la cabina.

Las razones fueron la impotencia de Rodríguez generada por la venta irregular de unos terrenos por parte del Consejo Estatal del Azúcar (CEA).

Supuestamente Rodríguez habría comprado unos terrenos al CEA para instalar un play de ligas menores que tenía desde hace años en esa provincia, próximo al ingenio Santa Fe.

Sin embargo, este habría realizado varios depósitos como parte del dinero para la compra de esas tierras pero al final el negocio se quedaba en el limbo ya que el CEA echaba la compra hacia atrás y no le devolvía el dinero.

Rodríguez había acudido a los locutores para que estos fungieran de intermediarios con los funcionarios del CEA con el objetivo de que su dinero fuera de vuelto o que se cumpliera el compromiso de la compra y venta del terrero, a lo que los profesionales de la radio accedieron.

Lamentablemente y a pesar de que los locutores trataron de ayudarlo, sus gestiones no tuvieron resultados, lo que produjo que en un arranque de impotencia e ira, Rodríguez cometiera el hecho en la emisora y al día siguiente se suicidara mientras era perseguido por la Policía Nacional.

Una posible explicación

El psiquiatra José Miguel Gómez se refirió al caso y sostuvo que “el Ebanista” posiblemente pudo desarrollar una situación de estrés agudo.

“Cuando un ser humano está atrapado o tiene muchos estrés psicosociales acumulados; es decir, tiene mucho enojo, mucha rabia, mucha frustración, mucho remordimiento y tiene problema financiero o problemas laborales, o conflictos no resueltos con vecinos, y hay toda una baja respuesta a la frustración, el individuo que no tiene buena inteligencia emocional o social para dar respuesta a sus estresores psicosociales de forma asertiva, se descompensa y a veces busca alternativas o soluciones que no son las más inteligentes”, expresó Gómez.

El experto en la conducta humana expresó que: “Este señor buscó una alternativa errática, una repuesta no adecuada, bajo la impotencia creyó en lo que no ve, que mucha gente personaliza el conflicto; buscó un arma, otros hacen linchamientos cuando la justicia no funciona, y fíjate como de pronto una respuesta no adecuada a unos estresores psicosociales a tomar esa medida de alto riesgo, donde usted pierde la capacidad para medir las consecuencias”.

Posted in País
agency orquidea

Más contenido por Dalton Herrera