PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Espaillat. Representantes de organizaciones sociales, religiosas, empresariales, comerciantes, políticas, deportivas y culturales del municipio de Jamao al Norte, en la provincia Espaillat, marcharon en rechazo a la contaminación del río Jamao y demandaron la intervención de las autoridades de Medio Ambiente.

La caminata partió desde el parque de esa localidad y recorrió varias calles con consignas y pancartas.

El presidente del Clúster Turístico de Jamao al Norte, Jairo Morillo, indicó que la contaminación destruye la principal fuente acuífera con que cuentan y deja sin agua a miles de familias que se abastecen del vital líquido.

“Nuestro pueblo de Jamao al Norte sale a marchar por las calles en defensa del medio ambiente y la preservación de nuestro venerado río, ya que jamás nos quedaremos de brazos cruzados ante la contaminación y el abuso que comenten productores de cerdos”, expuso el activista social. Aseguró que la contaminación de las granjas porcinas peligra además el desarrollo económico, social y turístico de la comunidad.

“Con esta contaminación destruyen la esperanza económica que tenemos, porque todo el mundo sabe que nuestro río es la principal fuente de desarrollo que tenemos, ya que son muchas las personas que llegan a bañarse a su valorada fuente”, señaló.

Ante el señalamiento de que la productora de cerdos Proyecto LB tenga responsabilidad en la contaminación del río Jamao, el vocero de la empresa, Bernaldo Peña Domínguez, ha explicado la inversión en plantas de procesamiento de aguas tratadas para evitar a toda costa afectar el medioambiente.

En ese sentido, Peña Domínguez ponderó que la producción de cerdos en granjas cuenta con un plan definido de protección y preservación medioambiental, utilizando un método de trabajo que establece la limpieza e higiene dentro y en los entornos del proyecto. El Proyecto LB está ubicado en la comunidad Los Bueyes de Villa Trina, Moca, provincia Espaillat.

Posted in Región Norte
agency orquidea

Más contenido por Miguel Ponce