Construir una ciudad de oportunidades

Al recorrer los 70 sectores que componen el Distrito Nacional, notamos realidades y necesidades distintas en las mujeres, de acuerdo con su edad, clase social y nivel académico. Pese a marcadas diferencias, existe un proyecto común, las capitaleñas soñamos con una ciudad de oportunidades; lo cual implica, acceso a educación de calidad, empleo decente y bien remunerado, participación democrática, y por último pero de gran importancia, garantías de derecho al medio ambiente.

La mujer se encuentra en la búsqueda de la anhelada sostenibilidad. A pesar de las grandes conquistas, coexisten considerables desafíos de cara a la construcción de una cultura social en la que los derechos, libertades y obligaciones no estén condicionados al género. En este contexto, es loable reconocer los esfuerzos que en las últimas décadas ha realizado el Estado para promover a la mujer. Se han aprobado normativas y se vienen implementando políticas públicas que garantizan derechos, cuotas de participación que impactan el desarrollo social, económico y político del género, pero aún hay importantes conquistas pendientes.

Como miles de mujeres de la capital, hoy invierto tiempo importante en razonar sobre quien me representará, legislará por mí y procurará que se sigan impulsando proyectos de inversión con enfoque en la mujer, a través del Consejo de Desarrollo del Distrito Nacional. Soy de opinión que procurar legislaciones más robustas con atención a la violencia de género, empoderamiento femenino y estrechamiento de las brechas entre mujeres y hombres, no es un tema sólo de mujeres, es de todos, cuestión que Rafael Paz, candidato a senador del PLD por el Distrito Nacional, ha entendido muy bien.

Sin desmedro de lo anterior, promuevo que las mujeres fomentemos una cultura de solidaridad, no por cuotas, sino basadas capacidad y compromiso social con las causas que promueven la preservación de los valores familiares y mejora de la calidad de vida de las familias, aspectos de gran trascendencia al momento de elegir quien será nuestro senador o senadora por los próximos cuatro años.

Yo estoy convencida, a partir de que encontré respuestas a esta pregunta ¿Por qué las mujeres debemos votar por Rafael Paz?
Rafael es un hombre con valores firmes, temeroso y con fe en Dios. Cree en la familia, y reconoce a la mujer como el pilar de la sociedad. Tiene propuestas para llevar tranquilidad ante lo que más nos preocupa a las mujeres: el bienestar de nuestra familia.

Un joven preparado, con una historia igual a la mía y la de miles de jóvenes del Distrito Nacional. Orientado al resultado, con experiencia probada.

Conoce la realidad de los 70 sectores que conforman la capital, porque nos escucha.

Estas cualidades definen al joven de 36 años, Rafael Paz, quien a su paso por la administración pública ha generado grandes transformaciones, al lado de mujeres profesionales a quienes confió la dirección de muchas de las áreas gerenciales del Consejo Nacional de Competitividad, institución de la cual renunció con la firme convicción de construir la ciudad de oportunidades que merecemos.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorMao y el marxismo chino
Noticia siguienteEncuestas, percepción y realidad electoral