Durante pandemia y Semana Santa la gente se acerca más a la lglesia

Monseñor Freddy Bretón, arzobispo de Santiago.
Los obispos Bretón, Rodríguez y Espinal hablan de los cambios durante la crisis sanitaria y la Semana Mayor

La pandemia COVID-19 otra vez afecta la celebración de la Semana Santa, el tiempo más importante para los católicos, pero contrario a lo que se puede pensar, la misma ha hecho que las personas estén más cerca de la Iglesia católica.

De esto están muy conscientes los obispos de la Arquidiócesis de Santiago y las diócesis de La Vega y Mao-Montecristi, quienes han trabajado en este tiempo para contrarrestar el desánimo o falta de fe de los creyentes y estar en comunión con la feligresía.

Para monseñor Freddy Bretón, arzobispo metropolitano de Santiago y presidente de la Conferencia del Episcopado Dominicano, a pesar de que existan personas a las que se les ha debilitado la fe, otras muchas se han volcado a darle seguimiento a la Iglesia.

“El que no puede venir a la Catedral (la de Santiago) o a los templos, es incontable el número de los que participan por vía digital, de Facebook Live o de YouTube, o por la televisión, por donde se retransmite, una cosa inédita, quiere decir que ha traído su beneficio a pesar de todo”, expresó.

Sobre este punto, monseñor Héctor Rafael Rodríguez, obispo de La Vega, aseguró que durante este tiempo de pandemia, con los cambios realizados y a través de la tecnología, han estado “definitivamente muy cerca de la gente”.

“Al inicio fue muy difícil para nosotros, lo más importante es estar en comunión con la gente”, expresó al tiempo de destacar que, además de las modificaciones a los ritos litúrgicos, la pandemia ha hecho cambios en el interior de las personas, como el hecho de percibir la fragilidad del ser humano.

Transformación interior

“A saber que no somos ni Dios, ni superhombres ni supermujeres, entonces eso no ha sido una transformación interior que yo creo que nos ha ayudado mucho”, comentó.

Bretón y Rodríguez dieron sus opiniones en el programa especial “La Iglesia católica, sus creyentes y la pandemia”, donde también participó monseñor Diómedes Espinal De León, obispo de Mao-Montecristi. Estas entrevistas son transmitidas por CDN, canal 37, desde el pasado lunes y reseñadas por elCaribe durante esta Semana Mayor.

Sobre la Semana Santa, monseñor Espinal De León es específico: es la semana más importante para los cristianos, pues en ella se conmemora el misterio de la fe católica que es la muerte, pasión y resurrección de Jesucristo. “Semana Santa es un tiempo de encuentro con uno mismo, con Dios. La playa, los ríos, la montaña, el dominó, el compartir en un grupo eso no es Semana Santa, eso está en la Semana Santa, pero no es Semana Santa”, manifestó.

El obispo expresó que en estos días es donde nace la salvación de los seres humanos. “Jesucristo, hijo de Dios, que se ofrece al Padre cumpliendo su voluntad, muriendo en la cruz como un maldito, cargando con nuestros crímenes, con nuestros delitos y pecados para darnos la salvación y muriendo en la cruz, de una manera voluntaria para entonces resucitar”, contó.

Una Semana Santa con más paz

Volviendo sobre el tema de la fe durante la pandemia, Espinal De León, quien tiene su cargo la Diócesis Mao-Montecristi, compuesta por 30 parroquias y con una población de 458,000 católicos, refirió que durante la Semana Santa se fortalece la confianza en Dios, pues en ella se invita a la conversión, al cambio interior y de conducta.

Pero lo que sí ha quedado claro durante toda esta crisis sanitaria, sostuvo por otro lado monseñor Bretón, es que “Dios no se ha quitado de su lugar”.

“Todo el batallar nuestro en todo este tiempo es tratar de contrarrestar esa situación del desánimo, exagerando yo diría que me duele la garganta de tanto decir Dios no se ha quitado de su lugar con pandemia o sin pandemia, en cualquier situación, el creyente tiene que mantenerse firme y tratar de llevar una palabra de aliento”, manifestó.

“La fe no tiene que tambalearse con ninguna situación que se presente… y el que lo entienda así podrá atravesar cualquier contrariedad que sea, en eso es que hemos estamos trabajando”, destacó el sacerdote, cuya responsabilidad recae en la Arquidiócesis de Santiago que tiene en total 1, 172,000 feligreses que practican el catolicismo y 90 parroquias.

A consideración del obispo Rodríguez, contrario a la Semana Santa pasada, que fue muy restringida por la pandemia, este año habrá más paz.

“La del año pasado sí fue dolorosa, este año yo creo que ya por el camino andado nosotros vamos a celebrar una Semana Santa con más paz, tal vez con la misma fe, pero con más paz. La Semana Santa es ese espacio de tiempo, en el que el ser humano, al menos el católico, dedica más tiempo para acercarse a Dios”, expresó el encargado de la Diócesis de La Vega, que tiene 58 parroquias y 811,000 católicos

A esto Bretón le agrega que estos días dan la oportunidad de salir de la monotonía de la vida.

“De una rutina de distanciamiento, de mascarilla, de todas esas cosas, entonces, dar la oportunidad de remover, qué hay que cambiar, qué hay que permanecer”, expresó.

¿Qué tienen en común los obispos?

Pandemia
Dios no se ha quitado de su lugar con pandemia o sin pandemia, en cualquier situación, el creyente tiene que mantenerse firme”.
Monseñor Freddy Bretón
Arzobispo Metropolitano de Santiago

Cambios
Lo que más anhelo es que de esta pandemia nosotros aprendamos a ser más humanos”.
Monseñor Héctor Rafael Rodríguez
Obispo de La Vega

Reflexión
La Semana Santa es un tiempo de encuentro con uno mismo, con Dios... Es la semana más importante para los cristianos”.
Monseñor Diómedes Espinal De León
Obispo de Mao-Montecristi

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

  • Etiquetas
  • d4