Leonel ante el reto de líder opositor y construir un partido

El partido Fuerza del Pueblo, que lidera Leonel Fernández, compite por el espacio opositor con el PLD, que tiene una gran estructura.
Fernández ha desarrollado desde la oposición una relación “amigable” con el presidente Abinader y PRM

Con 67 años, concentrado en formar un nuevo partido y volver a la Presidencia de la República, Leonel Fernández es uno de los políticos más completo que tiene el país por su experiencia de Estado, por haber gobernado en tres periodos, poseedor de una sólida formación, demostrada capacidad política y por ser el heredero más aventajado de dos de los tres líderes que cerraron el siglo pasado: Juan Bosch y Joaquín Balaguer.

Sin embargo, la actual coyuntura es un reto para el exgobernante que ha asumido el liderazgo de la oposición sin el respaldo de una estructura partidaria fuerte, pues su partido, Fuerza del Pueblo (FP), está en construcción.

Fernández llegó a esa nueva realidad tras una larga e intensa batalla política contra sus excompañeros del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) que mostró otra cara del político. Pocos imaginaron que sería capaz de encabezar eventos como protestas, pero sobre todo, de abandonar el PLD con la arriesgada tarea de sacarlo del poder, como sentenció el 20 de octubre del 2019.

Esa primera parte de su plan político logró su cometido, en el 2020 el PLD perdió todo el poder que acumuló durante 16 años. Lo que está por verse es si Fernández logrará la segunda parte de su proyecto, volver al poder en el 2024 y construir un partido, que él ha dicho no será solo para esas elecciones, sino para las próximas generaciones.

Para volver a la Presidencia, Fernández tiene la ventaja de que su candidatura no está en discusión, pues cuenta con un partido para postularse sin competencia interna. Además, lo ayudan el peso de su figura y que desde la oposición, hasta ahora, no hay figura que lo aventaje para competir contra el partido de gobierno y el presidente Luis Abinader.

En cuanto a su papel opositor, objetivamente, no es la primera vez que Fernández lo asume. Le tocó cuando dejó la presidencia de la República en el año 2000 y forjó su perfil haciendo oposición al lado de su mentor, el profesor Juan Bosch en el PLD. Más recientemente, antes de renunciar de ese partido hizo objeción al entonces presidente Danilo Medina, en contra de otra reforma a la Constitución para un tercer periodo consecutivo del también expresidente.

Para entonces, los funcionarios del gobierno y compañeros de partido de Fernández se quejaban de que la mayor oposición a esa gestión venía desde el interior de la propia organización, pero el político nunca hizo críticas a la gestión de gobierno, sus observaciones siempre fueron de corte político.

Las actuales circunstancias son distintas, Fernández no cuenta con una estructura política fuerte como la que tenía en el año 2000. Sobre el papel opositor, el veterano político Marino Vinicio (Vincho) Castillo dijo recientemente que Fernández debe saber jugar ese rol en el actual contexto de crisis que vive el país. “Leonel tiene que comprender los enredos y las limitaciones de Luis (Abinader) por la crisis, y lo hace, lo ha estado haciendo, sosegado”, comentó.

Una muestra de que Fernández es el líder de la oposición ocurrió con su discurso de respuesta, el 24 de agosto pasado, a la alocución del presidente Luis Abinader el 18 de ese mes al cumplir el primer año de su gobierno. Fernández cuestionó temas como el crecimiento de la economía al calificar de manipuladas las cifras oficiales sobre el crecimiento. Ese hecho provocó una respuesta del gobernador del Banco Central, Héctor Valdez Albizu, defendiendo las estadísticas.

En esa misma alocución, Fernández se pronunció en contra de la propuesta de reformar la Constitución que hizo el presidente Abinader al calificarla de innecesaria. El expresidente ha sido crítico del gobierno en temas como los altos precios de los productos de primera necesidad, la inseguridad ciudadana y se ha pronunciado en contra de una reforma fiscal al considerar que en tiempos de crisis no procede establecer nuevos impuestos.

También sobre temas como la narcopolítica, tras varios casos de diputados, del PRM en su mayoría, que han sido acusados por el Ministerio Público de financiar sus proyectos con dinero proveniente del crimen organizado.

Fernández y su partido tienen una relación “armoniosa” con el presidente Luis Abinader y el PRM que se construyó desde la oposición donde libraron importantes batallas políticas en contra de primarias abiertas y obligatorias en la ley de partidos políticos, continuó con la oposición a nueva reforma a la Constitución y concluyó en una alianza parcial en las elecciones municipales y congresuales del 2020.

Tras la llegada del PRM al poder, el partido que lidera Fernández ha hecho alianzas estratégicas para temas como la conformación de órganos como la Junta Central Electoral (JCE), la Cámara de Cuentas y en el Consejo Nacional de la Magistratura para la escogencia de los jueces del Tribunal Constitucional y del Tribunal Superior Electoral (TSE).

En papel de oposición, la FP y Fernández se han distanciado del enfoque que tiene el PLD. Por ejemplo, ese partido le pidió al presidente Abinader explicación sobre los Papeles de Pandora en los que aparece con dos compañía offshore, un tema al que no ha hecho referencia el expresidente Fernández.

Reto de construir partido electoral

Solo Juan Bosch, Joaquín Balaguer, José Francisco Peña Gómez y la mutual Hipólito Mejía-Luis Abinader han logrado estructuras de partidos políticos fuertes con potencial electoral desde la caída de la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo.

De hecho, de 27 partidos que tiene el sistema, solo el PLD, el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), el PRD y el ahora el PRM han gobernado y alcanzado más de un 5 % de los votos. La FP alcanzó esa última condición en su primera participación electoral y ahora está por verse el crecimiento que logre de cara al 2024.

Bosch fundó al PRD en el 1939 en el exilio. Fue presidente de la República por esa organización, pero renunció en el 1973 y organizó al PLD, un partido al que le tomó 23 años alcanzar el poder, precisamente fue con Fernández que alcanzó por primera vez la Presidencia en 1996. La estructura del PRD la asumió José Francisco Peña Gómez, que hasta el día de hoy se ha mantenido como el líder histórico de esa organización.

El PRD se dividió en el 2014 y con la salida de la única figura viva que había alcanzado la Presidencia, Hipólito Mejía, esa organización no sobrevivió como sí lo había hecho antes con la salida de figuras como Bosch (1973) Hatuey de Camps (2004) y Jacobo Majluta (1990). Mejía con el apoyo del hoy presidente Abinader fundó al gobernante Partido Revolucionario Moderno (PRM) que en su primera participación electoral se colocó como segunda fuerza política.

El posicionamiento del PRM fue posible por la decisión del PRD dirigido por Miguel Vargas de aliarse al PLD en el 2015, lo que dejó todo el espacio opositor al hoy partido de gobierno.

El escenario para la FP es muy distinto. Ese partido libra una batalla desigual por la oposición con el PLD, una organización que tiene raíces de 45 años en la sociedad y 16 años de gobiernos con balance más positivo que negativo, en el que Fernández tuvo mucho que ver.

La FP cumplirá dos años de fundada y cuando participó en las elecciones del 2020 tenía pocos meses de que el Partido de los Trabajadores Dominicanos (PTD) se transformó en la FP.

Esa organización en su primera participación electoral quedó en el tercer lugar, ahora ocupa la casilla tres de la boleta, es la segunda fuerza en el Senado de la República y la tercera en la Cámara de Diputados.

Definido el cuadro partidario de cara al 2024, Fernández y los dirigentes de esa organización están inmersos en la construcción de la estructura en todo el país y en el exterior. Con esos fines se han trazado la meta de un padrón de un millón de miembros de cara a la elección de las autoridades el próximo año. Para la proyección de nuevos proyectos políticos, el desarrollo de la tecnología de la información y la comunicación, así como las redes sociales son una ventaja porque permiten a los dirigentes entrar en contacto con los votantes con más facilidad y sin mayor costo económico. De hecho, la FP se fundó de manera virtual y, según Franklin Almeyda, organizador del congreso constitutivo, es el primer partido que nace totalmente virtual en el mundo.

Un enfoque de gobierno que trasciende fronteras

Fernández ha sido el gobernante más enfocado en que el país trascienda a nivel internacional. Ha abogado para que el país se convierta en escenario para dirimir conflictos internacionales y sea promotor de ideas de integración. De hecho, la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode), que creó en el 2001, ha sido reconocida entre los centros de pensamiento más importante de América Latina.

Recientemente, en colaboración con entidades tan prestigiosas como la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), organizó el tercer foro para América Latina y el Caribe con la participación de varios expresidentes y tuvo lugar en Nueva York, Estados Unidos.

Lo dijo en el 2020
Anhelo cerrar mi ciclo histórico en la actividad política, dando lo mejor de mí para tener el honor de guiar a nuestro país”.

Oposición
Hablar de una reforma constitucional absolutamente innecesaria, es una forma de distracción de los problemas que atraviesa el pais”.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

  • Etiquetas
  • d4