Pescadores surcoreanos demandan a Japón por su plan de verter el agua de Fukushima al océano

Dos asociaciones pesqueras de Corea del Sur han presentado este jueves ante un tribunal local una demanda contra el Gobierno japonés exigiendo una compensación por el plan de Tokio de liberar al mar más de un millón de toneladas de agua contaminada de la central nuclear de Fukushima, informa Yonhap.

Los demandantes piden unos 10 millones de wons (8.850 dólares) de indemnización por día al Gobierno nipón y al operador de la planta, Tokyo Electric Power Co. (TEPCO) por el posible impacto ambiental de su decisión.

Esta suma se basa en las estimaciones de que ganarán un 50 % menos en comisiones por ventas. "Insistir en verter el agua al mar, cuando hay otras formas seguras de manejarla, es un acto ilegal contra los pescadores y el pueblo no solo de Japón, sino también de los países vecinos", dijo un representante de los demandantes, comparando esta acción con un "enorme crimen contra la humanidad".

Asimismo, los pescadores surcoreanos instaron al Gobierno japonés y a TEPCO a detener todos los preparativos para liberar el agua, que Tokio planea comenzar en 2023, y pidieron a los pescadores de los países vecinos que se unan a su lucha contra el vertido.

El 30 de abril, cientos de pescadores se manifestaron en diferentes ciudades de Corea del Sur para mostrar su rechazo al plan de Japón. En el marco de las protestas, decenas de embarcaciones pesqueras zarparon desde diferentes puertos ondeando pancartas con mensajes de repulsa contra el plan. Mientras tanto, manifestantes en tierra portaron carteles que condenaban "el ataque nuclear irresponsable" de Japón e instaron a las autoridades niponas a dar marcha en su decisión.

El plan de Japón
A mediados de abril, el Gobierno japonés anunció su plan de verter al mar el agua contaminada de la planta de Fukushima, que resultó gravemente dañada en marzo de 2011 por el sismo más fuerte jamás documentado en Japón y el devastador tsunami posterior. Se prevé que los trabajos se inicien dentro de dos años y que el proceso de liberación del agua se lleve a cabo tras una filtración para eliminar los isótopos nocivos.

El anuncio del plan suscitó fuertes críticas en países vecinos como Corea del Sur, China y Rusia.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.