Correo de los lectores

Compartir

Valorando lo que tenemos
Señor director. Existen sobrados motivos para valorarnos y valorar todo lo que hay en el planeta y el universo. Hacer este reconocimiento es vital para darnos una mejor perspectiva de lo valiosos que somos y de todas las riquezas que poseemos y que conforman el patrimonio universal de la existencia misma.

A continuación enumero algunas razones contundentes a mi humilde entender, para estar agradecidos de nuestra existencia, sin importar las circunstancias de vida que se nos presentan, vamos a valorarnos y a valorarlo.

Todo ser viviente tiene al menos algo valioso y preciado, la vida, por lo tanto no hay nadie pobre. Valorémoslo.

Cada ser humano posee un cuerpo que sin su intervención, realiza múltiples funciones vitales a la perfección, por lo tanto no hay nadie incapaz. Valorémoslo.

Todo ser humano tiene la capacidad de curarse a sí mismo mediante el poder del pensamiento y su sabiduría interior, por lo tanto no hay enfermedad incurable. Valorémoslo.

Cada ser viviente engendra en su interior la semilla de la vida y el poder de crear y reproducirse, por lo tanto tenemos vida eterna. Valorémoslo.

Todo ente del universo posee al menos una molécula en común con todo lo demás, por lo tanto somos parte de una misma entidad. Valorémoslo.

Cada micro espacio o porción espacial está ocupado por al menos un átomo de materia viva, por lo tanto no existe la muerte. Valorémoslo.

Todo lo que es y existe ya fue, y lo que ha de venir estuvo antes, por lo tanto nada es nuevo ni genuino, ni nos pertenece. Valorémoslo.

Cada movimiento, suceso y descubrimiento es cíclico y tiene su por qué y su para qué, por lo tanto nada es fortuito ni casual. Valorémoslo.

Todo lo que manifestamos equivale a un grano de arena del desierto, a una gota de agua del océano, o una estrella del firmamento, por lo tanto tenemos mucha reserva que dar. Valorémoslo.

Cada pensamiento genera una idea y acción posterior, que provoca un suceso inevitable llamado reacción, lo cual encierra una sabia y hermosa lección, por lo tanto somos responsables de aprenderla. Valorémoslo.

Todo lo que acontece en tu vida tiene un propósito personal y uno colectivo, por lo tanto somos parte de una red neuronal universal. Valorémoslo.

Cada respiración es esencial y vital, al inhalar absorbemos una parte del entorno, al exhalar derramamos una parte de nosotros, creándose una simbiosis, por lo tanto “Todos somos uno”. Valorémoslo.

Idalia Harolina Payano Tolentino
Ciudadana

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir