Concurso de Arte León Jimenes sobrepasa la pandemia y los espacios

Laura Bisonó, curadora del Centro León, guía una visita a la muestra de arte.

Santiago. Las obras participantes son accesibles a través de visitas virtuales 360 en el sitio web de la exposición, y previo reservas en el Centro León.
La vigésimo octava versión del Concurso de Arte Eduardo León Jimenes siguió su curso pese a la pandemia, y aunque las visitas a la exposición física de las obras seleccionadas están limitadas, una galería virtual permite apreciarla desde cualquier parte del mundo en un ángulo de 360 grados.

Además, la muestra va más allá de los espacios físicos del Centro León, pues en esta ocasión incluye presentaciones públicas que pone el arte a la vista de muchos, sin que tengan que ir al museo o a la esfera virtual para apreciar algunas de las 21 obras participantes, como es el caso de “Agonía de la memoria”, una intervención pública al Hotel Mercedes, autoría de Raúl Morilla, que ha captado la atención de los santiagueros.

Instalaciones, performances, documentaciones de los procesos de la obra y archivos sonoros, entre otros, fueron los recursos usados por los artistas individuales y colectivos que participan en esta versión del concurso que data del año 1964, y cuya premiación será realizada cuando las disposiciones adoptadas contra la pandemia lo permitan.

A través del tiempo

Laura Bisonó, curadora del Centro León, al guiar una visita a la muestra de arte contemporáneo que tiene lugar cada dos años, detalla que las obras dejan apreciar una combinación de múltiples lenguajes artísticos, que en conjunto muestran una perspectiva de las artes visuales contemporáneas del país.

A lo largo del tiempo, el concurso ha tenido que reinventarse para adaptarse a las nuevas formas del arte. Desde desaparecer las categorías, ya que los participantes pueden entrar con una pintura, una escultura, una instalación o con una intervención pública, hasta dotarlo de tres premios igualitarios a quienes resulten ganadores.

En esta versión, el cambio ha incluido los trabajos remotos, ya que el jurado – dos curadores nacionales y dos internacionales- hicieron la selección de manera virtual por el tema del cierre de las fronteras, pero esto no ha impedido el tradicional acompañamiento que se les da a los artistas, según afirma Bisonó. “Como se ha hecho en las otras ediciones, el acompañamiento curatorial primero tuvo una parte formativa que se hizo virtual, así como el acompañamiento individual de cada artista con los curadores. Digamos que fue un poco accidentado, pero se tomaron ciertas medidas, la apertura a la exposición tuvo más tiempo, y se puede ver en la página web un recorrido 360° muy poderoso”, detalló.

Expresó que por el tema del covid 19, el concurso interrumpió su proceso, ya que afectó a algunos de los artistas; incluso, habían artista que estaban fuera, y para hacer llegar las piezas al país tuvieron dificultades por el cierre de las fronteras. Otros necesitaban permisos de terceros y autorizaciones que demoraron el proceso, y hubo que hacerlo fuera de tiempo, pero el gran esfuerzo que hicieron los artistas y el equipo del Centro León permitió llegar a los niveles de calidad acostumbrados.

Los artistas individuales y colectivos usan diversos recursos para sus piezas.

Líneas temáticas

Bisonó detalló que, para montar la exposición, el equipo curatorial identificó vínculos y diálogos entre los discursos que dieron como resultado cinco líneas temáticas: Identidades disidentes (cuerpo, género y deseo); Lo autobiográfico; educación, pedagogía y arte contemporáneo; revisiones de la historia, así como racialización y antirracismo.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.