Falleció en La Habana José Luis Cortés, El Tosco, líder de NG La Banda

Los músicos cubanos y los seguidores de NG La Banda -entre ellos los dominicanos que le vieron a fines de la década de los 90 por estos lados-, lamentan el fallecimiento en La Habana uno de los músicos populares cubanos de mayor impacto en la creación e interpretación musical del último medio siglo: José Luis Cortés, "El Tosco".

Fallecido a los 71 años de edad, como consecuencia de un accidente vascular encefálico, el flautista y líder de orquesta había recibido el Premio Nacional de Música 2017, y se destacó también arreglista, compositor, productor musical y por ser el creador en 1988 de una de las orquestas emblemáticas de la llamada "timba cubana": NG la Banda.

Autor de temas exitosos como Santa palabra, La expresiva, Lelolei, La apretadora,La bruja, Échale limón, La cachimba y otros, El Tosco fue también flautista de la orquesta Los Van Van, que creara Juan Formell y del grupo Irakere, fundado por Chucho Valdés, antes de crear su orquesta, con la cual visitó República Dominicana a fines de la década de los 90, de la mano de Luis Medrano.

Historia de El Tosco

Nacido el 5 de octubre de 1951 en Santa Clara, se graduó en la especialidad de flauta de la Escuela Nacional de Arte y era considerado un "virtuoso" del instrumento, capaz de encarar cualquiera de los géneros de la música cubana, incluyendo el jazz y la música sinfónica. Fue junto a Formell, Adalberto Álvarez, y otros, uno de los artífices de la "timba" -un género musical parece que hecho solo para el bailador cubano-, que sin embargo tuvo gran auge en Europa en la década de los 90 del pasado siglo e inicios del presente.

José Luis Cortés se caracterizaba por ser un hombre carismático en tarima, capaz de mover las energías del público no solo desde la flauta sino desde los coros y de la manera de dirigir su banda.

Cuentan que el sobrenombre del Tosco se lo apodaron por unas botas "toscas" que usaba en la beca de la Escuela Nacional de Arte en la zona de Cubanacán en La Habana.

"Mi apellido es Cortés, la antítesis de ese sobrenombre. No tengo nada que ver con la tosquedad. Me gustan las flores, los pájaros, la música, todas las cosas sublimes del mundo. Pero bueno, me dicen así, que le vamos a hacer", dijo en una entrevista concedida al sitio web Cubadebate hace dos años, ocasión en la que dijo que le gustaría que lo recordaran "con alegría, buscar siempre la forma de dejar un legado y que la gente me recuerde como lo que soy: un hombre de barrio, un hombre popular (...)". Y se definió como "un músico que siempre ha buscado la forma de hacer cultura para ver reír, sudar y complacer al pueblo de Cuba".

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.