12 temas

Introducción

Es notable cómo la Conferencia del Episcopado Dominicano nos ofrece claramente 12 temas sobre la realidad actual del país en su Mensaje del 27 de febrero de este año 2022, al celebrarse el 178º aniversario de la Independencia Nacional.

Situamos y confirmamos estas verdades en medio de tantas voces que gritan y hablan de múltiples cosas. En este Mensaje se da seguridad de que no andamos equivocados, si los seguimos.

1- Momentos de mucha incertidumbre
“Este nuevo aniversario de la Independencia Nacional nos encuentra aún, en momentos de mucha incertidumbre tanto a nivel nacional como a nivel mundial a causa de la pandemia. Todavía existe incerteza ante el futuro inmediato, también fragilidad personal y familiar. Debemos seguir poniendo mucho empeño en cuidar nuestra salud física y mental, así como la espiritual. Hay que cuidar de los que están en situaciones de mayor vulnerabilidad: los que aún viven en niveles críticos de pobreza; las mujeres en situaciones riesgo de violencia doméstica; los niños huérfanos o abandonados; el escándalo de tantas niñas y adolescentes embarazadas; la mortalidad materno-infantil, etc.” (#2).

2- Proveer herramientas sicosociales
“Es urgente proveer de herramientas sicosociales para trabajar la esperanza en las personas; la serenidad interior, la capacidad de manejar la violencia y vivir en armonía con los semejantes. Recuperar y mantener la sensatez frente a una pandemia que mantiene su vigencia. A toda la población le reiteramos el llamado a seguir protegiéndose, observando las medidas sanitarias y acudir a los centros de vacunación. La vacuna nos ayuda a preservar la salud y la vida, que es un don de Dios” (#3).

3- Actuar con transparencia
“En la actual circunstancia, invitamos a nuestros líderes políticos, y en especial a nuestros legisladores, a actuar siempre con entera transparencia. Que en todo brille la verdad, para bien de la Nación. Abogamos una vez más por la aprobación de un Código Penal en el que se condene al malhechor y se proteja al inocente, como lo es la criatura que va en el vientre de la madre” (#4).

4- Los tiempos actuales exigen austeridad y sabiduria
“Creemos que es prudente promover la austeridad y estimular la solidaridad, sobre todo, en estos momentos. No podemos apoyar el dispendio de los bienes comunes en cosas que no son perentorias ni urgentes para el país. Tampoco podemos apoyar la ostentación, cuando la mayoría pasa por grandes y urgentes necesidades. Estos tiempos exigen sabiduría en el manejo de los bienes y alta sensibilidad para distribuirlos equitativamente, evitando que vayan a parar a los bolsillos de quienes, lamentablemente, siempre buscan la manera de anteponer el provecho propio al bien común” (#5).

5- Cuidar y socorres a los ciudadanos es prioridad
“Hoy más que nunca todos debemos procurar con tenacidad el crecimiento humano y económico, de modo que menos personas de este país se vean empujadas a abandonar, incluso a riesgo de perder de sus vidas, la tierra que los vio nacer. Basta recordar cómo, penosamente, a finales del año pasado murieron unos jóvenes de Baní en su trayecto hacia los Estados Unidos, y en enero, una barca zozobró en las costas de Miami. ¡Vidas jóvenes que se pierden! La pandemia ha hecho más crítica la situación de la gente que vive en niveles escandalosos de pobreza y se hace necesario que quienes más tienen den muestras de solidaridad, evitando el derroche, creando fuentes de trabajo y compartiendo con los que tienen menos. Debe ser una prioridad del Estado cuidar y socorrer a los ciudadanos más vulnerables” (#6).

6- Promover la educación y los valores
“Se hace necesario poner especial atención a la situación de la familia dominicana. Ya no es un secreto el hecho de que hay mucho interés, tanto a nivel nacional como internacional, por vulnerar las sagradas bases de la unión familiar y por desfigurar la esencia de la institución matrimonial. Estamos convencidos que con la formación y comunicación de valores superiores en el seno mismo de la familia se puede frenar esta amenaza. Estamos de acuerdo en que es sumamente importante la educación en las aulas, pero sin la inculcación de los altos valores éticos y humanos en el seno del hogar, la tarea de la escuela se hace muy difícil, por no decir imposible. Hay que seguir promoviendo la armonía en los hogares, la comprensión, el respeto mutuo y el cuidado entre los miembros de la familia. Pero, igualmente, debe ser una prioridad para padres y madres –no importa la condición social– el educar a sus hijos para que aprendan a valorar el trabajo, a cuidar de la propia dignidad, a defender la integridad moral en cualquier circunstancia, a formarse en la solidaridad y honestidad ciudadanas, y a buscar de Dios en todos los momentos de sus vidas” (#7).

7- La inmigración
“Este es un problema complejo que exige valentía, decisión y humanidad. El Papa Francisco se ha constituido en el defensor de los inmigrantes, con un discurso claro, empático y humano, si bien a algunos molestan sus posiciones. Nosotros también tenemos una larga historia, incluso dramática, con respecto a este tema de las migraciones. No podemos hacernos de la vista gorda ante las penurias que sufren muchos inmigrantes en nuestro país. Invitamos a nuestras autoridades a seguir trabajando para lograr una política clara sobre este asunto, y que en base a ella se tomen decisiones firmes y transparentes, con estricto respeto a los derechos humanos y la dignidad de las personas” (A, #8).

8- La corrupción
“Erradicar la corrupción es todavía una tarea pendiente entre nosotros. Si no arrancamos de raíz este mal de una vez por todas, no solo seremos el hazmerreír del mundo, sino que pondremos en frágil balanza la grandeza y el carácter sagrado de la Patria. Querer hacer negocios y lucrarse con la justicia es un crimen contra la Patria. Evadir la aplicación de las leyes es un acto de cobardía imperdonable. Callar u ocultar el dolo es convertirse en cómplice” (B, #8).

9- Evasión de impuestos
“Es responsabilidad de cada ciudadano cumplir con el pago de los impuestos y, es deber del Estado en sus funcionarios administrar en bien de la nación esos recursos. Hacemos un llamado para que todos contribuyamos a eliminar la mala práctica de la evasión fiscal. Necesitamos, en fin, rescatar los valores del sacrificio, de la honestidad y la solidaridad por nuestra Patria y por cada uno de sus ciudadanos” (C, #8).

10- El sistema penitenciario
“Los internos del penal de La Victoria y, de otros recintos penitenciarios, han protagonizado recientemente reyertas que culminaron con la muerte violenta de unos y heridas graves en otros. Las autoridades correspondientes han realizado, a partir de ahí, inspecciones que han arrojado datos preocupantes y que evidencian que el sistema penitenciario amerita una intervención urgente. Nosotros, desde nuestra Pastoral Penitenciaria, continuaremos colaborando en la medida de nuestras posibilidades en esta tarea” (D, #8).

11- Las muertes por accidentes de tránsito
“Desafortunadamente somos uno de los países con mayor índice de muerte por accidentes de tránsito en el mundo. Contemplamos con asombro la cantidad de vehículos de todo tipo que transitan de cualquier modo ocasionando accidentes lamentables. Es triste la pérdida de vidas humanas por la insensatez e imprudencia de conductores que no respetan las leyes de tránsito y, lo que es gravísimo, a veces ante la mirada impotente de los agentes reguladores del mismo. Exhortamos a las autoridades a promover la educación ciudadana y vial a través de los distintos medios a su alcance, de manera que desde temprana edad los niños y adolescentes conozcan y aprendan a respetar las leyes de tránsito” (E, #8).

12- Exhortación final
“Quisiéramos terminar este Mensaje reiterando nuestro sincero agradecimiento a los trabajadores del área de la salud y la educación por sus sacrificios en esta complicada situación de pandemia. Las autoridades y los demás ciudadanos debemos continuar dándoles apoyo, respaldando su noble labor en bien de todo nuestro pueblo.

Que este aniversario de nuestra Independencia sea ocasión propicia para reflexionar sobre los ideales que nos legaron Juan Pablo Duarte y los hombres y mujeres que se sacrificaron por nuestra Nación. Que, por los ruegos de Nuestra Señora de la Altagracia, en este año jubilar, Dios Todopoderoso nos conceda a todos su bendición” (#9 y #10).

Conclusión

CERTIFICO que los textos aquí reproducidos fueron tomados textualmente del Mensaje del 27 de febrero, de los Obispos de la Conferencia del Episcopado Dominicano, en conmemoración del 178º aniversario de la Independencia Nacional.

DOY FE en Santiago de los Caballeros a los diez (10) días del mes de marzo del año del Señor dos mil veintidós (2022).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.