PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

La arqueóloga dominicana asegura que la última pieza de su rompecabezas está en el acueducto que descubrió al excavar unos túneles en el templo Taposiris Magna

No había ido a Egipto, y ya Kathleen Martínez para el 2004 tenía una teoría arqueológica que apoyó en un mapa sobre la ciudad de Alejandría con 23 posibles templos de adoración a la diosa Isis que le indicaban dónde se podría encontrar la tumba de la reina Cleopatra y su amante Marco Antonio.

Esa teoría, en la que no creían al principio, ni siquiera las autoridades egipcias cuando se las presentó, hoy es una importante misión arqueológica en Egipto en manos de República Dominicana y que posiciona a la arqueóloga como la única latinoamericana con permisos de excavar en ese país.

En sus años de labor, Martínez ha tenido sus esperanzas en el templo Taposiris Magna (uno de los 23 templos que eligió en su teoría), donde aseguró que el rompecabezas está en su etapa final tras su último hallazgo. Tras 10 años excavando los túneles del templo, a uno 25 metros de profundidad, descubrieron un acueducto que conduce al mar, narró la también abogada y diplomática en un encuentro con el director de este diario, Nelson Rodríguez, quien también la abordó sobre el tema de inversión, recursos y respaldo del Ministerio de Relaciones Exteriores de República Dominicana en esta expedición.

“En los países desarrollados el Ministerio de Antigüedades y Ministerio de Relaciones Exteriores son los que dirigen este tipo de proyectos. Estos proyectos se enmarcan dentro de la diplomacia científica.
Igualmente, las universidades reconocidas y los gobiernos europeos y de Norteamérica tienen presupuesto para desarrollarlos. Pero eso no existe en RD”, compartió la arqueóloga dominicana, quien confesó que todo lo que ha hecho ha sido de manera privada.

Por otro lado, sí aclaró que ha recibido el apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores, un factor muy importante para ella. “En la actualidad me desempeño como ministra consejera honorífica, es decir, que no estoy recibiendo ni deseo recibir ningún recurso del país. Todo lo que he hecho, lo hago con una convicción de que nosotros podemos estar a la cabeza de las investigaciones arqueológicas en el mundo científico”.

¿Cómo logró convencer al secretario general del Consejo de Antigüedades egipcio, Zahi Hawas, y a 100 profesores musulmanes de que podría encontrar los restos de Cleopatra?

República Dominicana ni Martínez eran competencia, porque las universidades dominicanas no se conocían allá, pero tampoco contábamos con una tradición arqueológica, y teníamos que competir con los mejores egiptólogos del mundo.

“Les dije, voy a demostrar que este templo (Taposiris Magna) fue el lugar más importante de adoración de la diosa Isis, y Cleopatra decía ser su representación viviente. Si el templo estaba dedicado a la diosa Isis, entonces está unido a la reina Cleopatra. Tercero, voy a encontrar túneles, pasadizos, que van a cambiar la historia, y cuarto, voy a encontrar un gran cementerio griego en la época de Cleopatra, y finalmente su tumba”, y así, con su seguridad, consiguió los permisos para excavar y encontrar evidencias en un plazo de dos meses, que cumplió el último día tras descubrir una cámara subterránea. A partir de ahí, ha descubierto momias, piedras, túneles, pasadizos, etc, desde el 2005.

Dirección del proyecto en la actualidad con el descubrimiento del acueducto que conduce al mar
“Hemos comenzado las exploraciones subacuáticas. Son túneles que te guían debajo del agua y están conduciendo a una gran información de casi dos kilómetros que indican que parte del templo se había sumergido”, describió.

En esa zona que nunca había sido explotada y en la que nadie tenía permiso para bucear, afirmó que en los próximos meses se encontrarán cosas extraordinarias. “Nunca, ni siquiera el Ministerio de Antigüedades Egipcias había hecho la primera exploración. Ahora nosotros vamos a comenzar una serie de actividades que nos van a permitir hacer un mapa completo subacuático de lo que tenemos allí. Creo que ahora mismo, ningún otro país tiene un proyecto tan importante y con tantas expectativas como el que está en manos de República Dominicana”, manifestó Martínez, resaltando que tomó clases de buceo recientemente para iniciar las actividades.

Hallazgos de Martínez

Han sido múltiples los hallazgos: 1,500 piezas, entre ellas, la piedra Rosetta.

“Durante 200 años, se estuvo buscando esa piedra. Los más famosos egiptólogos del mundo, alemanes, italianos, ingleses, húngaros, americanos… fracasaron, yo la encontré. Nosotros tuvimos la suerte del principiante”, explicó Martínez.

Después de encontrar una pieza, ¿qué pasa?

Cuando haces un hallazgo pasa a un comité de 100 profesores del Ministerio de Antigüedades que confirman la autenticidad. “No puedo publicarlo, hasta que ellos lo hagan. En los trabajos arqueológicos estamos rodeados de inspectores; no puedo trabajar sin ellos. Luego, son llevadas a los depósitos para ser analizadas y estudiadas. Por último, el ministerio de Egipto, que maneja el patrimonio cultural, hace una rueda de prensa y lo hace público”, puntualizó.

Apoyo para que jóvenes desarrollen sus ideas

“Hay una ley de mecenazgo cultural en República Dominicana, en la que he estado participando, y solicitando en el Congreso que se le dé la oportunidad a los jóvenes dominicanos para que no tengan que emigrar para desarrollar sus proyectos. Que el país pueda colaborar para que los proyectos científicos de los jóvenes se puedan desarrollar en el país, porque el talento no nos falta”.

Misión
La arqueóloga Kathleen Martínez encabeza una misión domínico-egipcia en la ciudad de Alejandría en Egipto.

Hallazgo 2022
Tras el descubrimiento del acueducto que conduce al mar, aseguró que se encontrarán cosas extraordinarias.

Posted in Cultura
agency orquidea