Navidades nuestras

Compartir

Introducción

Queremos recoger en este trabajo algunas de las características de las Navidades en nuestra cultura, que la marcan y le dan su sello propio. Es cierto que podemos encontrar algunas en otras culturas, pero estas, marcan la nuestra.

I-TRES SUGERENCIAS PARA NAVIDADES

“1. No quiera exprimir tanto el jugo de limón dulce, que llegue a dejarle en la boca la amargura de su cáscara.

No exagere tanto la alegría de la Navidad que llegue a dejarle el fruto amargo del dolor.

El tiempo alegre de la Navidad tiene el peligro de hacernos olvidar que todo tiene un límite.

Una buena dosis de sana diversión es alimento para el espíritu y lo conforta para la lucha.

La Navidad debe dejarnos fortalecidos.

Los excesos destruyen a la persona, a su familia, al país. El peligro de los excesos de la Navidad tiene su origen en el hecho de que todo el mundo se siente con “espíritu de fiesta” y eso parece darnos derecho para manifestarnos de cualquier manera. Y nos equivocamos.

2. No quiera consumir tanto en Navidad que el Año Nuevo le sorprenda tomando prestado.

Cuídese del consumismo.

En Navidad la familia “gasta”. Forma parte de la tradición. Se pinta la casa, se compran vestidos nuevos, se hace una cena especial.

Pero “el mal espíritu del consumismo” ha penetrado también la Navidad.

Unos gastos ajustados al presupuesto familiar, gastos previstos, eso es normal. Gastos que destruyen la economía de la familia, es un desorden que acarrea muchos males.

3. Cuídese del consumismo.

La Navidad trae entre sus mensajes el compartir.
No deje pasar las navidades sin compartir “su pan”.
Compartir el pan de cariño con los que en estos días se sienten solos y abandonados.

Compartir el pan que caliente los cuerpos con los que sufren hambre y necesitan comenzar calentando sus estómagos para sentir, al menos en ese rato, el calor de la alegría de que es portadora la Navidad.

Compartir el pan de la buena noticia de la liberación y la salvación con los que sufren opresiones, injusticias y cárceles del tipo que sean.

Es cierto que estas sugerencias valen para toda época del año. Pero no deje pasar el tiempo de Navidad sin practicarlas.
Hablemos de sugerencias para no olvidarnos de la libertad humana, pero ellas son en verdad, imperativos de la moral individual y social”.

(Tomado de mi libro NAVIDADES NUESTRAS. POESÍA Y PROSA. MEDITACIONES Y ENSAYOS, quinta edición, págs. 17 - 19).
II-NUESTROS SÍMBOLOS NAVIDEÑOS PARA UNAS “NAVIDADES NUESTRAS”

“Hay tres grandes símbolos, que hacen parte de nuestras navidades y las identifican: los Nacimientos o Belenes, Santa Claus y el Árbol de Navidad. Sobre su origen y significado hemos hablado en las cuatro ediciones anteriores de este libro “NAVIDADES NUESTRAS”. Ahora los hemos colocado en otro libro titulado: “CUENTOS DE NAVIDAD Y OTRAS NARRACIONES NAVIDEÑAS”.

Si es cierto que estos tres símbolos hacen parte de nuestras navidades, he aquí otros cuatro, que hacen parte de ella y le dan un toque muy criollo, muy dominicano:

1.GUIRNALDAS Y ROPA NUEVA

Nadie en República Dominicana se pregunta si en Navidad se debe adornar la casa con guirnaldas, estrenar ropa nueva o pintar la casa, etc…

Es una costumbre, una costumbre cargada de sentido: En Navidad ha pasado “algo nuevo”: el amor de Dios se ha manifestado, un Niño nos ha nacido, un Salvador se nos ha dado. El mundo ha entrado definitivamente por rumbos nuevos. Los dominicanos expresan esa novedad, ese cambio, con símbolos y costumbres que les son propios. Es una manera de abrir el corazón y de preparar el camino para aquel que vendrá.
En este mensaje hay grandes posibilidades de crear otras maneras o costumbres que expresan lo mismo. Sería hacer que nuestras tradiciones fueran cada vez más ricas. “Hacer algo nuevo en bien de nuestras comunidades”: reparar la escuela, arreglar el camino, limpiar las calles... cien cosas más. Sería seguir la tradición dominicana de guirnaldas y ropa nueva con otras aplicaciones.

Es realmente una tradición alegre, optimista, creadora. Es Jesucristo el que viene por esos caminos. Es Jesucristo el que renueva continuamente.

Indudablemente, todos estos símbolos nos hablan de las guirnaldas y ropa nueva del corazón. Si no se repara y se pinta “1a casa interior”, de donde sale lo bueno o lo malo, todo lo otro se queda en superficialidad. Es vacío.

En unas “Navidades Nuestras” adornar, estrenar, pintar, reparar, arreglar, limpiar, nos lleva a profundizar en el mensaje de que hemos de traer algo nuevo a nuestros corazones y a nuestras comunidades; y en que tenemos unas tradiciones riquísimas que nos invitan a crear y a inventar nuevas maneras y signos de expresar ese mismo mensaje.

¡Cuidado con el comercio y la propaganda que quiere hacernos creer que necesitamos cosas nuevas que en verdad no necesitamos e irían en contra del espíritu de Navidad y de nuestra economía!

2.AGUINALDOS

Los aguinaldos alegran las calles de nuestras casas y son propios del pueblo dominicano.

Unas cuarenta muchachas y muchachos se acercaron uno de estos días navideños a la ventana de una religiosa canadiense, a quien querían mucho por su entrega y dedicación a los enfermos del pueblo.

-“Hermana, ¿sabes tú lo que es esto?”, dijo uno de ellos, especie de vocero del grupo.

Y empezaron a tocar sus tamboras, güiras y guitarras acompañando canciones de Navidad.

Más tarde la religiosa habría de confesar cuán feliz se sintió esa noche. Fue un gesto de cariño, había allí un sabor navideño... y sobre todo, le ofrecieron algo propio de nuestro país. En Canadá tienen otros instrumentos y maneras de celebrar las navidades.
Estos aguinaldos, en algunas partes, lo hacen también en las madrugadas, generalmente después de una Misa, que se llama “Misa de Aguinaldos”. En nuestras mañanas frías, estas celebraciones son acompañadas de otro gesto comunitario: compartir un “caliente y picante jengibre”.

En esta otra manifestación dominicana se pueden destacar dos elementos: la alegría, pero la alegría vivida en comunidad y llevada a los miembros de la comunidad que más lo necesiten: los solitarios, los enfermos, los ancianos, los que están lejos de su hogar…

También aquí está metiendo mano la corrupción. Se han visto en las últimas navidades compañías licoreras organizando aguinaldos: buscan camionetas, las llenan de gente e instrumentos, dan a beber el ron que deseen... la alegría se corrompe y terminará en orgía y problemas. Sé muy bien que las compañías no escucharán nuestras voces. La esperanza la tenemos puesta en los jóvenes y en las personas sensatas. Lucharán para mantener viva esta expresión de las “Navidades Nuestras” y lucharán para que los vendedores de alcohol no las sigan corrompiendo.

3.NAVIDADES COMUNITARIAS

El genio creador dominicano no se queda en las tradiciones y formas conocidas. Con el renacer del espíritu comunitario, ha empezado a inventar nuevas maneras.

En las noches de las semanas anteriores al 24 de diciembre celebra ya “veladas navideñas” con un verdadero sabor comunitario.

Cantan himnos, oran, escuchan la Palabra de Dios, dialogan... Nuevo estilo que creará un ambiente de “Navidades Cristianas”. Racimo de adultos, jóvenes y niños alrededor del Niño Dios, que llama, alegra el corazón y compromete.

Una comunidad campesina decidió unirse, la tarde misma del 25 de diciembre, en una gran reunión de fiesta. De todos los rincones salieron hombres, mujeres, jóvenes, niños y viejos. Vestían los trajes de fiesta de la gente del pueblo. Tarde del aniversario del Nacimiento del Hijo de Dios, hecho Hombre, tarde de cantos, música, participación y baile... Fiesta del Pueblo de Dios, de un Dios que danza en medio de él porque le ama y le ha dado un Salvador.

4.POSADAS

Las posadas tienen raíces en América Latina. Los dominicanos las han descubierto y les gustan. Responde a “su alma cristiana” y a su “arte popular”’. Como los villancicos: son de la cultura universal, pero el pueblo se identifica con ellos por su contenido. Y los hace más suyos aún, cuando el villancico es un merengue o una salve.

Las posadas se inspiran en San Lucas: “No encontraron sitio en la posada” (Lc. 2,7).

Se busca hacer presente a José y María tratando de encontrar un sitio para el nacimiento de Jesús.

En una representación teatral, participada por todo el pueblo, y acompañada del canto, “un grupo hace el papel de José y María y el otro grupo dentro de la casa responde hasta dar paso a esta visita de Dios”.

Me voy a permitir copiar aquí un texto típico de posadas. Sus estrofas van acompañadas de la música de una de nuestras canciones navideñas más tradicionales y populares:
Una persona invita al grupo:

Hermanos: Queremos prepararnos para celebrar la Navidad como gente de fe. José y María caminaron buscando un lugar para el nacimiento de Jesús. Todos nosotros somos José, María, y queremos que Jesús nazca de nuevo en la casa que vamos a visitar esta noche. Cantemos o recitemos con atención y alegría”.
(Tomado de mi libro NAVIDADES NUESTRAS. POESÍA Y PROSA. MEDITACIONES Y ENSAYOS, quinta edición, págs. 29 - 33).

Conclusión

CERTIFICO que los contenidos de mi trabajo fueron extraídos textualmente de mi libro “NAVIDADES NUESTRAS. POESÍA Y PROSA. MEDITACIONES Y ENSAYOS”.

DOY FE, en Santiago de los Caballeros, a los nueve (9) días del mes de diciembre del año del Señor 2020.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir