Ideas que perduran de las manos y mentes de diseñadores gráficos

Los diseñadores gráficos son artistas que mezclan la creatividad con las tendencias, formas y colores.
Los diseñadores gráficos se ocupan de que sus trabajos pasen del pensamiento a la realidad y sean sostenibles en el tiempo

Durante años he trabajado de cerca con diseñadores gráficos que llevan a la realidad todo tipo de ideas a través de composiciones que se aprecian en artes como productos promocionales o Point of Purchase (POP), imagen corporativa, vallas, brochures, logos o banners digitales.

Les he visto en procesos de diseño editorial en donde el trabajo del diseñador gráfico va más allá de hacer un arte porque pasa a comprender las ideas y entender las opiniones e investigaciones que les ofrecen los autores para luego plasmarlas en las páginas de libros, memorias institucionales, revistas y catálogos.

He aprendido que este profesional es un artista que mezcla la creatividad con las tendencias, formas y colores; posee dominio de programas de diseño y está capacitado para hacer propuestas que impacten al consumidor fina.

Al conversar con Ana Avilés, publicista y diseñadora gráfica, explica que la pregunta acerca del rol que cumple el diseñador actual es una de las más complejas de responder, ya que si se va por lo básico, bien se pudiera hablar de la función de interpretar lo solicitado por un cliente para, mediante elementos visuales, idear una respuesta al problema presentado.

“Sin embargo, en tiempos pasados no se contaba con la facilidad del internet y la base de elementos que allí se pueden encontrar. Al día de hoy, el diseñador debe, a su vez, hacer uso ético de las facilidades que el internet y la interconexión con el mundo le provee. Estudiar y ampliar su visión global para no caer en plagios o similitudes visuales”, informó.

Para identificar cómo se ha enviado una buena propuesta, Avilés Núñez narra que si hay algo que ha aprendido durante los años que tiene ejerciendo la profesión es que el diseño al igual que el arte es subjetivo, sin embargo, a diferencia del arte, un diseño gráfico debe ser funcional, capaz de llegar al target market (mercado objetivo) y que al tiempo permita la fácil transformación entre lo impreso y lo digital.

Para encontrar el punto medio entre el cliente que solicita el producto y su receptor, la publicista indica que al momento de crear se debe conocer la historia y background del cliente y tener conocimiento del público al que va a llegar su trabajo. “El punto medio es precisamente lo que debes buscar y eso solo se logra cuando se llega a la funcionalidad en el diseño”.

La cuestiono sobre cómo hace para lograr que las propuestas permanezcan en el tiempo y que sí influyen más la forma, los íconos o las fuentes. Su respuesta es que el diseño gráfico tiene sus estilos y corrientes que van fluyendo de acuerdo a los tiempos; piensa que lo simple y menos cargado es más fácil de traducirse y que cuando un diseño es rebuscado visualmente o con excesiva cantidad de tipografías o lineados puede que se dificulte que se vea moderno.

Y a la hora de disfrutar del trabajo, entre libros, revistas o creación de imagen corporativa, Ana indica que cada elemento tiene su encanto. Personalmente le apasiona la idea de crear diseños perdurables en el tiempo, disfruta de la diagramación de libros infantiles y juveniles o de hacer revistas con datos históricos.

Avilés Núñez ha tenido la oportunidad de estudiar en países como España y Corea del Sur, la indago sobre la manera de aplicar lo mejor de otras culturas a sus diseños, a lo que responde que “en el caso de la cultura asiática es muy amplia pues recorre muchos países, en cada uno de ellos los elementos visuales son diferentes y representan su historia y sus sociedades. Para mí es la interconexión de lo moderno y tecnológico con lo antiguo, el uso de colores como el rojo vivo, azul, naranja y verde; utilizan formas básicas, círculos, triángulos y cuadrados; ante todo, la simplicidad y sencillez es la base en la religión budista”.

Sobre las herramientas de las que debe auxiliarse un diseñador para hacer bien su trabajo, aparte de los programas de diseño que debe saber, la experta argumenta que su frase favorita es “google es tu amigo”. Un diseñador gráfico de estos tiempos tiene que vivir en constante autoreeducación visual, estudiar corrientes, tomar conciencia de qué está pasando actualmente en el mundo del diseño, los colores que más se están usando y las tipografías de más fácil lectura, tanto en lo digital como en el impreso; tener conocimiento y manejo de la parte web también es importante, pues expande a un mundo interconectado.

¿Qué predominará en el 2021?

Es necesario seguir creando diseños gráficos, logos que se puedan traducir y transformar a todas las necesidades visuales. Actualmente, dependiendo del target se seguirá haciendo uso de un diseño clásico, simple y elegante cuando así lo amerite, pero a su vez se hará uso de la tecnología para traducir muchas ideas, aseguró Avilés Núñez. Además, menciona la maravilla de las infografías que le exigen al diseñador plasmar ideas sencillas y concretas, lo que puede ser la salvación de cualquier presentación. “Creo que lo menos me gusta es cuando los clientes no tienen claro a quiénes se van a dirigir, entonces el trabajo del diseñador poco a poco se convierte en adivinador y mago, pues tiene que interpretar no solo lo solicitado por el cliente, sino al público a quien va a llegar; esto puede llegar a ser un trabajo sin fin”, concluyó.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.