PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO
NIURFI ULERIO DEL SCOTIABANK -hablo sobre inclusion y diversidad
NIURFI ULERIO DEL SCOTIABANK -hablo sobre inclusion y diversidad

República Dominicana en cuanto a inclusión y diversidad sigue avanzando. “Las empresas están cada vez más conscientes de la necesidad de climas abiertos. Estamos valorando competencias y creciendo. Además,  seguimos desarrollándonos y aprendiendo”, así lo aseguró Niurfy Ulerio, gerente senior de Reclutamiento y Selección de Talentos en el Scotiabank.

A pesar de estos avances, según Ulerio, eso no quita que aún se siga compitiendo en un mercado con discriminación.

“Hemos visto que hay personas que han sido discriminadas por su pelo, por la estatura, el peso y preferencia sexual”, compartió en una visita a elCaribe.

Dos factores que rompen la barrera de discriminación

Ese deseo que tiene la persona, más allá de a qué comunidad o colectivo pertenece, es lo que importa y qué tanto se ha esforzado por ser un ente productivo en la sociedad; ese es uno de los factores que rompe la barrera de la discriminación. “Otro paso valioso para romper a nivel social esa barrera de cualquier discriminación es que tú como ser humano no discrimines a otros”, señaló Ulerio.

De acuerdo a la reclutadora de talentos, trabajan bajo el lema “Tú perteneces aquí”. “Nosotros celebramos la diferencia que nos une. Al final todo ser humano es diferente; somos personas con distintas formas de pensar, por lo que tomamos lo mejor de cada una de ellas para formar una sociedad donde todo el mundo se sienta aceptado”, explicó.

Políticas de reclutamiento para la inclusión y diversidad

Ulerio comentó que como entidad bancaria cuentan con políticas globales que están adaptando al mercado local, entre esas, la de diversidad e inclusión.

“Nuestras políticas son bastantes amplias, porque incluyen la contratación de personas con discapacidad. Hay que aprender a aceptar que son personas productivas y no concentrarnos en la parte de discapacidad”, dijo.

Además, Ulerio añadió que sus políticas también incluyen avances para la mujer, para el colectivo LGBTI, diversidad generacional y minorías étnicas, raciales y religiosas. Asimismo, un compromiso medioambiental y con la comunidad. “Todos son bienvenidos, porque son entes productivos de la sociedad”.

Ulerio compartió que el respeto es uno de sus valores corporativos “lo que nos lleva a valorar los orígenes, experiencias y tratar a todas las personas con dignidad y equidad”. Esas políticas de gestión humana, aseguró, dan cabida a personas independientemente de su edad, formación profesional, raza, cultura, creencia religiosa, idioma y género.

Para Ulerio, eso permite que sus colaboradores comprendan y conozcan mejor a sus clientes y colegas, integrando diferentes perspectivas, experiencias y trayectorias.

Posiciones para personas con discapacidad

La posición que se ocupe va a depender de las competencias técnicas y conductuales que tienen las personas. “Independiente del tipo de discapacidad, tienen las competencias para un puesto. Como reclutadores no nos vamos a fijar en qué tipo de discapacidad tienes, sino en qué capacidad tienes para ocupar una posición. Ahora bien, según el tipo de discapacidad en cuanto a movilidad, la ubicación de donde opere la persona es importante. Para una persona en sillas de ruedas lo ideal es que su posición de trabajo esté en los primeros pisos que tienen rampas”, resaltó, indicando que es una forma de ir adaptando las necesidades del entorno a las que tiene la persona.

“Las personas con alguna discapacidad son bastantes funcionales, con deseos de aprender, de aportar; son personas con competencias, por lo tanto, pueden trabajar perfectamente”, puntualizó.

Educación

Cuando trabajas en una cultura inclusiva, esa discapacidad te parece irrelevante, aseguró Ulerio.

 “Hay que trabajar en la educación; que cuando veas a una persona con una discapacidad no te enfoques en ella, sino en las capacidades que esa persona tiene para la empresa”, puntualizó.l

Posted in EstiloEtiquetas
agency orquidea

Más contenido por Jessica Bonifacio