Ola de renuncias, un reto para las empresas

Los empresarios deben apostar por la fidelización, compromiso y bienestar de sus empleados.
La realidad de hoy es que las organizaciones se enfrentan a tasas elevadas de rotación de sus trabajadores, fenómeno que se ha desatado luego de la pandemia

En cuanto a los recientes informes acerca de lo que está ocurriendo en las áreas de Recursos Humanos de las empresas, genera inquietud la tendencia de parte del personal de renunciar a sus puestos, principalmente luego de la pandemia cuando se han levantado las medidas restrictivas.

La ola de rotación de los trabajadores se está sintiendo en las “entrañas de las compañías” y es una situación que reta a los departamentos de Recursos Humanos, ya que tienen la tarea de evitar que este asunto siga en aumento; y, en caso de enfrentar las renuncias, pasar por la tarea de buscar nuevos talentos con los que hay que partir de cero, lo que representa un proceso de aprendizaje, adaptación y entrenamiento.

Cristal Montero, especialista en Gestión del Talento, informa que estudios de Linkedin muestran que a raíz de la pandemia de COVID-19, las personas afectadas con estrés laboral crónico han aumentado de forma alarmante, siendo uno de los principales factores que ha impulsado la detonación de “la gran renuncia”.

“Esto, aunado a la falta de contribución al desarrollo y crecimiento profesional de los trabajadores, carencia de balance vida-trabajo, falta de liderazgo y paquetes de compensación inadecuados, ha movido a los profesionales a buscar otras oportunidades de empleo, explicó Cristal.

Estadísticas

Un informe de 2021 de Gallup identificó que un 45 % de la empleomanía está en búsqueda activa de trabajo y el nivel de compromiso de los empleados está entre un 20 % y 34 %, cifras que resultan alarmantes y se traducen en una problemática para los empresarios.

“Hoy, las personas no se mueven solo por una compensación salarial. Si bien es cierto que ofrecer un paquete de compensación competitivo es vital, también es de suma importancia contribuir al balance emocional del personal y a su desarrollo profesional, siendo esto responsabilidad de Recursos Humanos como de los líderes de la organización”, dijo.

Las actividades de integración, programas de reconocimiento, desarrollo de planes de apoyo emocional y habilitación de ambientes de trabajo híbridos, en donde el empleado pueda trabajar tanto en la casa como en la oficina, contribuyen a un balance vida-trabajo apropiado y, consecuentemente, a una salud emocional y física óptima, lo que sin duda eleva el compromiso y satisfacción de los empleados y aporta a la productividad de la organización.

Montero argumentó que es importante identificar si existe falta de liderazgo en la empresa, de tal modo que pueda instruirse debidamente a los líderes en cómo guiar, influir, motivar y desarrollar a sus equipos de trabajo; promoviendo una cultura de colaboración y desarrollo.

“Para los empleados es de suma importancia estar identificados con los valores organizacionales de la empresa a la que pertenecen, sentir que son parte integral de ella y que son escuchados, ya que son factores que contribuyen a su fidelización y compromiso”, expresó.

Cristal Montero.

¿Cómo se pueden comprender las aspiraciones del personal para responder a ellas?

Cristal manifestó que “los empresarios deben estar atentos a sus trabajadores y promover que exista una relación cercana en ambas direcciones, de modo tal, que por medio de sus comportamientos y acciones puedan identificar sus necesidades, problemáticas y aspiraciones; en consecuencia se abren las posibilidades de responder oportunamente”.

Es beneficioso efectuar encuestas de ambiente laboral y satisfacción a los empleados, pues los datos arrojados se pueden utilizar en pos de desarrollar estrategias y planes de acción que respondan a suplir sus necesidades y aspiraciones.

Asimismo, dijo que las estrategias de gestión del cambio deben responder siempre a cubrir las necesidades de la organización y su activo principal, las personas, fomentando así el posicionamiento de la marca de la empresa y su crecimiento, contribuyendo esto positivamente en la cultura organizacional, la fidelidad y compromiso de los empleados.

Al capacitar al personal y fomentar a nivel interno el desarrollo de nuevas habilidades y conocimientos, los líderes de empresa podrán percibir una mejora en el desempeño, lo que repercute positivamente en los niveles de productividad de la organización, esto sin contar que al contribuir a su desarrollo y crecimiento profesional, se eleva su moral y aumenta su motivación.

El contar con trabajadores comprometidos y satisfechos a nivel laboral, aumenta la productividad, reduce la rotación de personal, aumenta la retención, disminuye el ausentismo y posiciona la marca del empleador. Por estos factores, los empresarios deben aunar esfuerzos para que así se contribuya a la consecución de las metas organizacionales.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.