PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

“Guía Clínica de las Enfermedades Pediátricas más Prevalentes en República Dominicana”: (Diagnóstico y Tratamiento Infantil)

Punta Cana.– Alfre De Cruz Hernández, destacado pediatra dominicano, originario de Santiago de los Caballeros, es el autor de la obra médica “Guía Clínica de las Enfermedades Pediátricas más Prevalentes en República Dominicana”, un referente de consulta rápida que sirve para el diagnóstico y tratamiento médico facilitando el trabajo al pediatra y por ende, también a los padres, publicada el pasado 28 de mayo, en Santiago.

Prologado por William Osler, con un total de 600 páginas, De Cruz Hernández consideró que, “la guía es un camino cuando que el pediatra debe seguir cuando sospecha una enfermedad, reconocer cuáles son las diferencias entre una y otras, además de las posibilidades diagnosticas que nos eviten diagnosticar erradamente y ahorrar gastos innecesarios y de manera precoz poder diagnosticar al paciente”, detallando sobre el norte y la esencia de su compilación como una brújula profesional.

Como su modelo de inspiración refirió al insigne pediatra, Hugo Mendoza, como el padre de la pediatría dominicana quien en 1982, justo hace 37 años, escribió la primera y única guía pediátrica hasta el momento en el país, “la pediatría cambia totalmente y entendí que debíamos actualizarla para evitar la variabilidad de tratamientos médicos en nuestros niños”, aclarando que después del manejo pediátrico, se evitan demasiadas muertes infantiles.

Como idea principal de la referida literatura clínica animó que los niños son delicados y su cuidado también, entre las enfermedades infantiles más comunes subrayó el Dengue, la que a su juicio ha cobrado muchas vidas en República Dominicana, asintiendo que el procedimiento o la receta están detallados en su guía, a modo que el pediatra con facilidad la lea e interprete, “a fin de evitar tanta mortalidad como hasta hoy, siguiendo estas normas las muertes disminuirán”.

Fue abordado por (elCaribe) sobre la composición de su publicación ampliando que dolencias como la artritis séptica, idiópática juvenil, reactiva y otras, forman parte del compilado que le incurrió toda la experiencia y devenir histórico de su desempeño como pediatra, también expone sobre el asma, la bronquitis, la chicunguya, el cólera, las típicas convulsiones: febriles y epiléticas, derrame pleural, la diarrea y dolor abdominal.

Además de la apendicitis aguda, la Enfermedad de Kawasaki, la falcemia, fiebre reumática, la glomerulonefritis aguda postinfecciosa, hemorragia gastrointestinal, infección urinaria, insufienciencia cardiaca, ingestión de sustancias cáusticas, intoxicaciones, complicaciones renales, la leptospirosis, malaria, meningitis (una de las más comunes e incisivas), meningococcemia, neumonía, otras.

En ese sentido, Osler, reconocido como el padre de la medicina moderna;  un médico canadiense quqe nació en Bond Head, Canadá oeste y estudió en la Universidad McGill en Montreal, Quebec donde obtuvo la licenciatura en Medicina, posteriormente profesor en la Universidad de Pensilvania y Jefe de Medicina Clínica en dicha universidad; citó que, “la medicina es una ciencia de la incertidumbre y un arte de la probabilidad.

“En mi prólogo vislumbro que el mundo actual está en constante cambio y de forma acelerada, grandes transformaciones en lo científico como en avances tecnológicos, buscando respuestas a retos, desafíos medicamentosos eficaces con repercusiones inmediatas sobre la salud del paciente.

Basándonos en estos criterios y con ciencia médica de la verdadera revolución que se opera en la cotidianidad científica con base en evidencias”, reflexionó el compilador, con directriz del pensamiento de Osler, y sus 30 años de ejercicio en el cuidado y prevención sanitario de los niños.

Concerniente a la pediatría admitió que estudió pediatría por su amor y preocupación por los niños, siendo una rama de la medicina que trata las enfermedades infantiles, “nada mejor que tratar, hablar y mejorar las condiciones de vida de los niños que son tan vulnerables. Desde que yo nací soy pediatra y todavía me gustan los niños a pesar de tantos años ejerciendo en el área”.

Entre las enfermedades infantiles más catastróficas y comunes que recibe en su consultorio señaló las respiratorias, dermatológicas, las de gastroenteritis que más morbimortalidad o muerte causan en los infantes en la mayoría de los países, sobre todo, los de climas tropicales, “hay enfermedades que están resurgiendo como la del Kawasaki, antes rara, y las de más ingresos, son las neumonías”.

Hernández es miembro de la Sociedad Dominicana de Pediatría y expresidente de la filial de Santiago-Cibao por dos años, apoyó que en sus funciones conoció las actuaciones y compromisos de sus compañeros, además de ser vocal en la directiva de la SDP, “mi experiencia fue muy fructífera. Conocí el rito de los colegas y mi relación con todos los pediatrías del país es muy buena”,

Como todo inicio profesional en la salud, aprovechó sus años en las residencias y pasantías públicas y privadas, de ambos sistemas explicó que actualmente labora en el Hospital de Jánico, enclavado en la Sierra Central, donde aplaude que las familias rurales conserven la axiología ética y moral (los valores humanos); en el Seguro Social Dominicano SSD, además en el Hospital Infantil Regional Universitario Dr. Arturo Grullón, en Santiago.

“Sabemos que la situación actual de los hospitales públicos es calamitosa por la intervención de tantos centros al mismo tiempo y en su mayoría, las áreas críticas no están finalizadas. Con pacientes en áreas inadecuadas, aun, apareciendo los medicamentos”, sosteniendo que las enfermedades son las mismas en todas las regiones y clases sociales, solo difieren en las familias, con expertis en el centro de salud de Bella Vista, en Santiago,  un sector de personas de recursos limitados.

Aclaró que la pediatría en el país comprende a todos los niños menores de edad, desde antes de nacer (consulta pre-natal) hasta cumplir 18 años de edad, admitiendo que ha tratado con enfermedades raras auxiliándose de sus compañeros especialistas, igual ha recibido pacientes muy estresados por la cotidianidad del siglo XXI y las permisiones llegando a fallecer, “mi último caso un niño de 15 años falleció por intoxicación de alcohol ingerido con su familia en la playa”.

Alertó que la calidad de los servicios de salud se frenan por la falta de liquidez o recursos económicos, la implementación de programas y seguimientos, ausencia de medicamentos y las malas instalaciones físicas donde lo idóneo es que se destine 4% del Producto Interno Bruto (PIB), al sistema hospitalario y sanitario nacional, comparando países pobres como Nicaragua y Guatemala, que poseen fondos más elevados dirigidos a la salud.

“Con estas deficiencias no podemos salir adelante. Necesitamos cambiar el sistema de salud, los programas y analizar los problemas y mejorarlos, pero sin recursos, por buena intención que posean las autoridades actuales y nosotros los  médicos, no pasará de ahí: la actualidad.

Finalizó que en la “Guía Clínica de las Enfermedades Pediátricas más Prevalentes en República Dominicana”, los pediatras no solo encontrarán información sobre temas específicos sino todas las actualizaciones en materia de pediatría y transmitida de manera clara, precisa y concisa, avalando que la compilación que hoy dispone a las manos fue supervisada por un grupo multidisciplinario de médicos subespecialistas en cada patología expuesta en su trabajo investigativo y de consultoría.

Posted in Destacado, Estilo, GenteEtiquetas
agency orquidea