Semana Santa, en lo que se basa la fe cristiana

La Semana Santa, que da culminación al tiempo de Cuaresma, inicia con el Domingo de Ramos (que se celebró ayer) y termina con el Domingo de Resurrección (el próximo domingo).
Según el sacerdote José A. Vargas, cada Semana Santa es distinta, pues todo depende del escenario en que se celebre

La Semana Santa es el tiempo más importante para los cristianos católicos, pues en ella se conmemora en lo que se basa su fe: la Muerte, Pasión y Resurrección de Jesucristo.

En esta semana, la Iglesia realiza diferentes actividades, pero sus días más importantes son el Jueves, Viernes y Sábado Santo, denominado el Triduo Pascual.

Para el sacerdote José Alberto Vargas, aunque se celebre todos los años y pueda que parezca monótona, la también llamada Semana Mayor siempre es nueva, pues, indica, todo depende de cómo una persona se acerque a vivirla.

“Si la vive con rutina será siempre lo mismo, pero el que quiere vivir la vida como una rutina al fin y al cabo va a encontrar razones para vivir la rutina… sin embargo, una persona que tiene nuevo deseo, nuevos anhelos en la vida y está cargada de optimismo, cada día que se levanta es un día nuevo, y esta Semana Santa para nosotros es nueva como todas”, expresa.

El reverendo padre, quien tiene a su cargo la Parroquia Nuestra Señora de América Latina, ubicada en el sector Sabana Perdida, Santo Domingo Norte, explica que en este tiempo se “condensan” los misterios que le han dado sentido a la vida cristiana.

“Es difícil que un cristiano católico, no se congregue en la iglesia en la Semana Santa, porque lo central de nuestra fe está condensado en la Semana Santa, porque nosotros celebramos los misterios que les han dado sentido a nuestra vida cristiana y a la vida del cristiano.

¿Cómo viven los cristianos estos días?

Por la pandemia se han tenido que realizar algunos cambios en los ritos y símbolos, pero, refiere Vargas, lo que esto ha hecho es que las personas se concentren más en lo que realmente significan cada uno.

Los días Lunes, Martes y Miércoles Santo se dedican para la realización de algunos retiros, actividades de piedad, adoración al Santísimo, rezo del Santo Rosario y también la celebraciones eucarísticas.

Durante el Triduo Pascual (Jueves, Viernes y Sábado Santo) se realizan las mayores actividades. El Jueves Santo se conmemora el lavatorio de los pies y la Santa Cena, con la cual se instituyó la Eucaristía y el sacerdocio.

El padre Vargas precisa, que como hay que mantener el distanciamiento físico, el signo de hacer un lavatorio de los pies dentro de la misa de ese día, no se realizará, pero, indica, sí se va a vivir lo que significa esto: la actitud de servicio ante los demás.

Mientras que el Viernes Santo, se tenía por costumbre, durante la celebración de la palabra, darle un beso a la cruz. Este día se conmemora la muerte de Jesús, es decir, su crucifixión. El sentido de este día es que cada persona reflexione en su interior.

Este año, no se llevará a cabo este signo, pero, el reverendo manifiesta que en su comunidad, la Parroquia Nuestra Señora de América Latina, se “pusieron creativos”, y en vez del beso, lo que se hará es que cada persona se acercará a la cruz, hace una reverencia y entregará una oración, petición, pecado o dificultad por la cual se está atravesando para presentársela al Señor. “La pandemia nos ha dado la oportunidad de ser creativos”, dice el religioso.

Las actividades de los jóvenes

La Semana Santa no solo se enfoca en el público adulto, los jóvenes y adolescentes tienen un espacio exclusivo, que es el Triduo Juvenil. Un momento de reflexión y diversión. Se desarrollan actividades los días más fuertes, el Jueves, Viernes y Sábado Santo. En estos tres días, la Pastoral Juvenil de todas las parroquias a nivel nacional realizan conciertos, dinámicas, se imparten testimonios y prédicas, se ora intensamente, y se les enseña sobre la vida de Jesús.

El sacerdote José Alberto Vargas.

Pero independiente de todo, cada Semana Santa es distinta, indica el padre Vargas, pues todo depende del escenario en que se celebre.

“Lo que cambia es la situación, este año hemos tenido la ocasión para celebrar una Semana Santa bajo condiciones totalmente distintas, esta pandemia ha hecho que el ser humano, que el hombre, la mujer, decidan acercarse más a Dios, es lo que nosotros estamos viviendo más de lleno en la iglesia”, asegura. “A esas personas que dicen que siempre es igual, les digo, bueno, todos los años uno cumpleaños y, ¿es lo mismo?”, sostiene.

Vargas entiende que el virus ha hecho que las personas se acerquen a Dios. “Tal vez eso no sale en la prensa, pero eso es lo que estamos viviendo, por ejemplo, la parroquia que como párroco presido, todas las actividades, todos los domingos, siempre están llenas de personas, incluso nueva, incluso jóvenes, o sea, la experiencia ha sido novedosa”, destaca.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.