Conmoción

El sábado, próximo a las veinte horas, mis gatos huían despavoridos y era normal. La especie no resiste ruidos como el de decenas de cacerolas rechinadas al unísono. Ocurría, por primera vez en ese vecindario, una protesta: “cacerolazo”. Mientras, seguía la concentración ciudadana frente a la sede de la Junta Central Electoral; cadenas internacionales reportaban las manifestaciones de las comunidades dominicanas en el exterior y el domingo, los partidos de oposición encabezaron marcha hasta el Altar de la Patria. La suspensión de las elecciones municipales el pasado día 16 ha estremecido a los dominicanos de todas las clases y en todas partes. El país inicia hoy una nueva semana laboral, sumido en una crisis política. El café ahora tiene que colarse claro.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.