Presidentes

“la corrupción se detiene en las puertas de mi despacho”, histórica frase del difunto expresidente Joaquín Balaguer (1966-1978; 1986-1992) para separarse - sin negarla-, de la corrupción en sus gobiernos. Para sus críticos eso no lo perdonaba. Ahora, en lo tocante a la corrupción de que se acusa a familiares y colaboradores del expresidente Danilo Medina, este queda mal parado desde cualquier punto de vista. Grave si no sabía que eso estaba ocurriendo en su gobierno, como se alega en su defensa. Grave también si lo sabía, pero no hizo nada contra eso. Pero el peor escenario, el más grave y comprometedor es que apoyara o auspiciara la corrupción, como dijo meses atrás Participación Ciudadana y algunos suponen.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.