PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Pocos recordamos ayer el Día de San Andrés, y una mayoría ignora que existe una fecha que se disfrutaba con fiestas, jugando con agua, harina, polvo talco y hasta tirando huevos. Es una tradición de las tantas que se han perdido, en cuya desaparición influyó su degeneración en agresiones y desmanes. Así como San Andrés son muchas las costumbres que hemos echado al olvido; y todavía peor: poco a poco perdemos nuestra idiosincrasia al enterrar tradiciones y asumir patrones extranjeros con historiales que nos son ajenos. Contemplamos impasibles cómo desnaturalizan lo que es nuestro y somos absorbidos por otras culturas y se suplanta lo autóctono por lo foráneo. A ese paso el pueblo corre el riesgo de perder también la identidad con su origen. No es por nada, pero ¡Caramba!

Posted in Dan de qué hablar
agency orquidea

Más contenido por Redacción