¿La ADP es otro de los problemas?

    Este diario destacaba en su edición de ayer algunos de los problemas que aquejan al sistema educativo dominicano, entre ellos lo que fue calificado de piñata en torno a la asignación del 4% del PIB a la educación preuniversitaria.
    Otro tema son las graves irregularidades en el ambicioso programa de construcción de escuelas.

    Recomendamos leer ese reportaje, o ver en YouTube el programa Desclasificado con Addis Burgos, con el detalle de esas y otras nebulosas.

    Pero queremos referirnos a otro escollo que afronta nuestro sistema educativo: la Asociación Dominicana de Profesores (ADP), que hoy miércoles vuelve a entorpecer el calendario escolar para escoger a un nuevo consejo directivo.

    Consideramos que su politización y burocratización han posibilitado que sean los docentes los que aportan más para que el salto en la calidad que se creyó vendría aparejado con la firma del Pacto por la Educación no sucediera.

    En los comicios de hoy de la ADP no se baten maestros, sino candidatos de los partidos, incluido el de gobierno, que son promocionados sin ningún rubor por las organizaciones políticas a las que pertenecen.

    Cuando se cuenten los votos no habrán ganado los maestros; sino el PRM o el PLD, que son los contendores de cuyas filas saldrá la mayor cantidad de favorecidos.

    Es una realidad con efectos trastornadores hasta en lo que podría ser parte de la razón de ser del maestro: cumplir el horario y calendario escolar, pues no se promueve siquiera la asistencia diaria y puntual a clases.

    Sus dirigentes se han graduado en utilizar en sus frecuentes huelgas a los estudiantes como carne de cañón para agendas particulares y grupales.

    Una lástima que así sea, porque si alguien se ha beneficiado más de ese 4% del PIB, que dignifica en múltiples aspectos su desempeño, ha sido el maestro.

    Resulta preocupante, además, que en el corto plazo no se vislumbra nada diferente, porque se trata de un gremio de dirigentes de por vida y carcomido por la burocracia, que según Max Weber es el peor enemigo y el mayor problema para el funcionamiento real de las sociedades democráticas.

    Mantente informado!

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias más importantes de la actualidad.