¿Llegó la hora del Sur?

Compartir

El tiempo del Sur está por llegar. Por ese tiempo esperan y aspiran los residentes y nativos de esa empobrecida región, principalmente los de la franja suroeste.

Dos noticias difundidas en forma separada durante las dos últimas semanas podrían estar anunciando la aparición de la luz del desarrollo al final del túnel, en términos de progreso para la región Sur del país, la zona geográfica donde la pobreza generalizada tiene los mayores niveles de posicionamiento.

Primero el director ejecutivo del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, Olgo Fernández, dijo que el Banco Centro Americano de Integración ha ofrecido apoyar la construcción de la presa de Monte Grande con un préstamo de 250 millones de dólares.

Esa obra que ha sido bautizada como el Metro del Sur, por su potencial para transportar el desarrollo al menos en cuatro provincias del Suroeste, no termina de ser construida, pese a que ha sido prometida por todos los gobiernos que ha tenido el país en cuatro décadas.

Es por mucho la infraestructura más importante para la zona porque además de abastecer de agua potable a todas las provincias bajo su zona de influencia, producirá energía eléctrica y permitirá irrigar e incorporar a la producción miles de tareas de tierra que ahora son improductivas.

También servirá de control de avenida de las aguas de importantes afluentes, con lo que se eliminará una latente amenaza de inundaciones.

Monte Grande es, en definitiva, una obra completa, de amplio impacto social y económico, por lo que el Gobierno que la concluya pasará a la historia como el propulsor del desarrollo del Sur.

El otro aspecto importante y esperanzador para el Sur fue la visita realizada por el presidente Danilo Medina con un grupo de empresarios canadienses, potenciales inversionistas, a la provincia Pedernales, específicamente a Bahía de las Águilas, lugar identificado como la plataforma para hacer el nuevo polo turístico del país.

Se manejan y citan cifras de que se construirán 3,000 habitaciones en Pedernales, que el turismo producirá una bolsa de empleos de cinco a 30 mil plazas en forma directa e indirecta.

Según expresiones del ministro de Turismo, Francisco Javier García, la visita del mandatario y los inversionistas canadienses implicará un antes y un después para el Sur.
Ahora falta la clásica expresión “manos a la obra”, y que los planes se ejecuten. l

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir