Un rapidísimo acuerdo salarial

    Si no fuera porque nos faltan datos sobre el alcance de la reclasificación de las empresas anunciada por el Ministerio de Trabajo y porque no estamos muy persuadidos del impacto favorable que pudiera tener en las pequeñas y microempresas, estaríamos batiendo palmas por el aumento del salario mínimo.

    Tampoco nos permite alegrarnos mucho la opacidad del proceso en que empresarios y sindicalistas pactaron sin siquiera haberse convocado al Comité Nacional de Salarios, instancia única para revisar el Salario Mínimo Privado No Sectorizado.

    Pero que se haya producido un consenso previo y que se incorporara la reclasificación, fueron sugerencias con las que elCaribe editorializó dos veces, lo mismo que el porcentaje del aumento que a nuestro entender debió rondar entre 12% y 15%, en consideración del índice de precios al consumidor entre julio de 2019 y mayo de 2021, cuyo incremento en ese lapso fue de 11.3%, lo que al final se logró porque si calculamos bien el alza no será de un 24%, como se ha dicho, sino de un 14%.

    Nuestras reservas con la reclasificación vienen dadas porque con esa resolución una gran empresa ahora resulta mediana, a partir de lo cual se empiezan a crear serias distorsiones hacia abajo con respecto al tamaño de las compañías.

    Así también creemos objetable que el aumento tenga vigencia inmediata, a partir de hoy 16 de julio, con lo que se obviaron las dificultades provocadas por la pandemia y que, inclusive, todavía sean muchos los negocios que no trabajan a plena capacidad o que sufren por estar sujetos a las restricciones.

    En este rápido proceso de concertación se han producido dos episodios extraños. Uno es que los que más celebran el aumento provienen de la parte empresarial, que suele ser remolona por excelencia. El otro es el bajo perfil que exhiben los sindicalistas, como si hubieran hecho algo que no diera motivo para celebrar.
    A la espera de más información acerca de cómo fue posible tan rápida concertación tras bastidores, resuenan de manera inquietante los primeros lamentos y gritos que llegan desde las micro y pequeñas empresas.

    Mantente informado!

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias más importantes de la actualidad.