Votaciones municipales
Votaciones municipales

En las elecciones municipales del domingo 18 de febrero en República Dominicana, hubo más drama que en una telenovela caribeña.

Mientras algunos candidatos lograban un éxito estruendoso en las urnas, otros parecían más solitarios que un cactus en el desierto.

Según los datos oficiales de la Junta Central Electoral (JCE), hubo casos tan extraños que ni Steven Spielberg, el reconocido director de cine, productor y guionista estadounidense, podría haber imaginado.

¡Imagina ser el pobre Dancis Ureña del Partido Esperanza Democrática (PED) en Luperón, quien ni siquiera recibió un voto a su favor! Debe estar buscando a sus amigos y familiares para que le confirmen que existen.

Pero no te preocupes, Dancis, no estás solo en el club de los «olvidados por las urnas». Alberto Domínguez Castillo, del Partido Patria Para Todos (MPT), y Yovani Rincón Santos, del Partido Verde Dominicano también lograron hacer historia al conseguir solo seis votos cada uno. Parece que los votantes estaban más indecisos que un camaleón en una tienda de disfraces.

Y hablando de decisiones, Moisés de la Cruz Lorenzo tuvo una revelación digna de un reality show al quejarse públicamente de lo que él llamó «traición» por parte de los electores de Cambita Garabitos, San Cristóbal. ¡Parece que no entendió que la política no es un mercado donde puedes comprar tu camino hacia el poder con desayunos gratis!

Pero la verdadera competencia estaba en los municipios donde cada voto contaba más que el último billete de lotería. Hubo casos tan reñidos que por un voto de diferencia tuvieron que volver a contar las boletas como si estuvieran jugando al escondite.

Hubo una situación aún más curiosa: la candidata que supuestamente deseaba que lo malo cayera sobre quienes no votaran por su partido. Aunque se difundió un audio, ella aclaró que no era su voz y otra persona se atribuyó la responsabilidad del mismo. ¡Parece que la política también tiene su dosis de telenovela con identidades equivocadas!

Y para colmo de dramas, el excandidato a la alcaldía en Santo Domingo Este, Julio Romero, reveló que tenía precio en su cabeza durante las elecciones. ¡Parece que la política dominicana es más peligrosa que una partida de póker con piratas!

Sin embargo, en medio de todo este caos, hubo una nota triste que recordó a todos que la política no es solo risas y juegos.

El fallecimiento de Domingo Núñez, alias “Mingo”, candidato a alcalde por la Fuerza del Pueblo, tras ingerir una sustancia desconocida después de perder las elecciones, nos recuerda que incluso en medio de la comedia, hay tragedias que no podemos ignorar.

Pero la historia no termina ahí. En San José de Ocoa, los hermanos Castillo Casado, representando a distintos partidos políticos, protagonizaron una saga política digna de una película de Hollywood.

José Castillo Casado, de la Fuerza del Pueblo (FP), actual senador de la provincia, busca reelegirse para el período 2024-2028.

Mientras tanto, Fernando Castillo Casado, del Partido Revolucionario Moderno (PRM), logró una victoria contundente con el 54.54 % de los votos en San José de Ocoa, convirtiéndose en el próximo alcalde. Y su hermano, Pedro Castillo Casado, del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), también se alzó con la victoria en Sabana Larga, derrotando al actual alcalde Milton Brea Martínez.

Esta dinastía política, aunque inusual, muestra la diversidad y la competencia dentro del panorama político dominicano.

¡Vaya espectáculo postelectoral! Sin que la JCE diera por ganador a nadie, el partido Fuerza del Pueblo salió a dar su opinión, y vaya que no se quedaron cortos en las críticas. ¡Rubén Maldonado se lució como el maestro de ceremonias del descontento político!

En una rueda de prensa que bien podría haber sido un sketch cómico, Maldonado calificó al gobierno de Luis Abinader como un «circo corrupto y abusador», acusándolos de usar los recursos del Estado como si fueran caramelos en una piñata de fiesta infantil.

Criticó el uso de la «tarjeta bono navideño» ¡en pleno febrero! Parece que alguien en el gobierno se adelantó un poco en la lista de regalos de Santa Claus. ¡La política dominicana nunca deja de sorprender con su dosis diaria de comedia política!

Con un 53.33 % de la población que no votó en las municipales, según las cifras de la Junta Central Electoral, y con una percepción generalizada de corrupción entre los dominicanos (62 % de la población local percibe que la mitad o todos los políticos dominicanos son corruptos, dice la Encuesta Barómetro de Las Américas), la política sigue siendo un tema candente en la sociedad.

Pero, a pesar de todo el caos y la controversia, la democracia sigue adelante en la República Dominicana. Y aunque a veces parezca más un circo que un proceso político, es importante recordar que cada voto cuenta y que, al final del día, es el pueblo quien tiene el poder de decidir el destino de su país.

¡Qué viva la democracia dominicana, con todos sus giros inesperados y sus momentos de comedia y tragedia!

Posted in Opiniones

Más de opiniones

Más leídas de opiniones

Las Más leídas