Agencias de empleos

Si este fuera un Estado institucionalizado, antes de cancelar un empleado se evaluarían méritos y capacidades, sin considerar sus pertenencias partidarias o ideológicas. Si este fuera un Estado bien institucionalizado le importaría conservar el mejor talento en todos y cada uno de sus espacios, sin importar otras consideraciones. Pero no: somos una gran aldea adornada de falsa modernidad, con partidos gobernantes desideologizados que no son más que vulgares agencias de empleos para su gente, incluyendo imbéciles que sustituyen a gente honesta y capacitada (A la que, de ñapa, le niegan sus prestaciones laborales).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.