La vida y una vacuna

Aprovecha este hermoso país y, olvidándote del Covid, vete este domingo a cualquier acantilado a respirar hondo el olor del salitre; vete a un bosque a observar la altura de los nidos y el ave que no teme los atardeceres; échate al suelo, consiente el alegre recorrido de las hormigas por la materialidad serena de tu piel, dedica tu oído a escuchar el diálogo del viento con las palmas y eleva tu mirada a la total profundidad del cielo y al lento tránsito de sus blancos y fugaces monstruos mitológicos... (Entonces te darás cuenta de lo importante que es vacunarte para seguir viviendo todo eso y mucho más).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.