Jarabacoa: Donde siempre hay primavera

El 30 de marzo del año 1957 llegué a la ciudad de Jarabacoa, pequeño pueblo hoy convertido en una hermosa ciudad con un excelente clima, adornado con pinos centenarios y hermosas flores para ostentar el cargo de Inspector de Educación con apenas veintidós años de edad.

Jarabacoa se encuentra a 529 metros sobre el nivel del mar y debido a su maravillosa vegetación y su agradable clima, importantes ciudadanos del país, funcionarios y personalidades extranjeras han construido hermosas y valiosas viviendas en sus acogedoras montañas para el disfrute de su belleza y del dúo cantarino de los Ríos Yaque, Jimenoa y Baiguate, y caídas que nacen en sus montañas.

En Jarabacoa disfruté del cariño de sus valiosos ciudadanos entre los que se destacan don José Durán Ramírez, Uladislao Durán, Rogelito Genao, Nelito Ramírez, hombre de fácil palabra y excelente amigo, así como otros empresarios entre los cuales debo destacar jarabacoenses valiosos, poetas y escritores empíricos como Pitón Piña y Patón, de quien me dicen que cuando limpiaba zapatos a los poetas Domingo Moreno Jiménez, Juan Llibre y otros inolvidables intelectuales, él escuchaba, y asimilaba sus interesantes conversaciones al limpiarles sus zapatos, pero cuando llegué a Jarabacoa ya no era limpiabotas sino un valioso albañil, que cuando tomaba sus tragos entonaba en las madrugadas interesantes estrofas poéticas e históricas que nos hacían recordar la historia de los poetas y escritores de Roma y de la histórica Grecia.

Hace tiempo que deseaba escribir algún artículo sobre la historia y la acogida que tuve en ese gran pueblo de Jarabacoa que tantos recuerdos me trae y donde me saqué el premio mayor al casarme con mi única Esperanza; en febrero próximo cumpliremos 60 años de feliz unión matrimonial.

Me he apresurado a escribir esta entrega porque sentí mucha pena cuando escuché por un canal de televisión el grave problema que afecta a este hermoso pueblo por la falta de un moderno acueducto y plantas de tratamiento de aguas residuales que ofrezcan agua potable a la comunidad y a los turistas que lo visitan.

El hermano periódico Listín Diario al hacerse eco del gran problema de esta contaminación publicó un reportaje sobre esta situación y entre sus informaciones dijo lo siguiente: “Repletas de desechos sólidos y animales muertos, las caídas “Arroyo Yerba Buena”, “Los Gatos” y “La Yautía”, van a dar a los principales ríos del lugar, contaminando la fuente de suministro de agua de miles de familias e invadiendo con hedor las zonas que les rodean”.

Imposible terminar esta entrega sin mencionar a los educadores con quienes compartí la docencia del Distrito Escolar como fueron los Directores Homero Berrido (EPD), Doña Nievas de Silvestre (EPD), mi querida comadre Luz María Durán de Ureña (Doña Blanquita), quien siempre tuvo abiertas las puertas de su casa para albergar a todos los que llegaban y ofrecerles la ayuda que necesitaren.

También los maestros José Antonio Guzmán y Fabián, en parte responsable de la formación de la Ing. Ángela Hernández, Premio Nacional de Literatura en el año 2016, así como los profesores Josefa Tejada, Pura Dalmasí, Isolina Cruz, excelente alfabetizadora, mi comadre Gloria Pineda, recientemente fallecida, Francisco Reyes Rincón (EPD), inteligente y buen amigo y otros que fueron luces en la enseñanza de niños y adolescentes de esa inolvidable Jarabacoa.

La salud y los años me impiden viajar a esta querida comunidad, como lo hacía anteriormente, pero al ver el documental presentado por Telemicro Canal 5, me he dado cuenta que han surgido excelentes hombres y mujeres que se desvelan por el progreso de Jarabacoa como son la Diputada Suriel, el joven Alcalde Municipal Carlos José Sánchez Pineda, hijo de mi comadre Gloria Pineda.

Para resolver el problema se ha querido desviar el Río Yaque del Norte, a lo que se opone el Ayuntamiento Municipal y sobre lo cual se han pronunciado los Directivos Municipales, manifestando lo siguiente:

Durante la importante sesión del Consejo Edilicio se emitió una resolución que prohíbe el desvío por los daños que provocaría al turismo, la agricultura, la ganadería y al medio ambiente de la zona. Además, afecta las inversiones de personas que compraron propiedades en zonas turísticas.

El Presidente del Concejo Edilicio, Olmedo Valdéz, advirtió que el desvío convertiría a Jarabacoa en una ciudad “fantasma”, y sin alternativa de desarrollo; al tiempo que recordó que actualmente este pueblo es uno de los municipios más prósperos de la República Dominicana, que se ha transformado en el principal polo turístico -de montaña- alternativo del país y del Caribe.

El Ingeniero Daniel Jiménez del equipo ambiental de la Academia de Ciencias, dijo que ratificar el proyecto con las siglas “MBT”, significa desde el punto de vista técnico, desviar desde la entrada de Los Dajaos hasta La Confluencia, toda el agua con sus afluentes.

Se pretende sacar prácticamente toda el agua de su cauce para colocarla en una micro cuenca vecina, lo que dejaría a Jarabacoa prácticamente sin agua, expresó.

Mientras que la encargada del Departamento de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública de la Provincia de La Vega, doctora Norma Rosario, advirtió que el desvío del Río Yaque provocaría enfermedades en las poblaciones que se abastecen del río desde su toma de desvío hasta la presa de Taveras. Entre esas enfermedades citó la malaria, la leptospirosis, el dengue y otras.

Espero que el Honorable Señor Presidente de la República intervenga personalmente en el caso de Jarabacoa, en beneficio de su puntual desarrollo y para evitar un éxodo de los turistas de montaña que acuden a esta acogedora Ciudad de Jarabacoa.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.