La minimizada epopeya de la Restauración

El pasado lunes 16 se cumplieron 156 años de haber rehabilitado la independencia nacional, en lo que se llamó La Restauración. Nos habíamos constituido en provincia Ultramarina de España. La mayoría de la población activa se oponía a estos planes ,pero las negociaciones se llevaron a cabo, de espaldas a esos ciudadanos. Por expresa disposición de Pedro Santana Familia, héroe de las luchas independentista en su condición de militar, guerrero de gran temple y estratega en la lucha frontal contra las pretensiones de dominación de los haitianos, en su condición de Presidente Constitucional de poder absoluto, anuncia el 18 de marzo de 1861, la Anexión del territorio dominicano al reino de España, regenteado entonces por Isabel II. Investido Felipe Alfau como Ministro Plenipotenciario en misión secreta ante las cortes españolas, regresando a la isla Teniente General de los ejércitos españoles, Capitán General del nuevo territorio y Gobernador Civil, para su jefe político. Al año siguiente el título nobiliario de Marqués de las Carreras. En su discurso anunciado la consumada anexión decía: “La España nos protege, su pabellón nos cubre, sus armas se impondrán a los extraños; reconoce nuestras libertades, y juntos las defenderemos, formando un solo pueblo, una sola familia, como siempre lo fuimos…” En sus primeras acciones, expulsa del país a Mella mientras Sánchez, en un movimiento llamado La Regeneración, es traicionado y atrapado en El Cercado, entrado por Haití y pasado por las armas. Lo penoso del tiempo actual es que de esta epopeya se ignoran los detalles fundamentales. Su paso en la historia escolar es superfluo e importan más las fechas que los fundamentos. Muchos no tienen idea de lo significa “Restauración” en su sentido simple y menos en el sentido histórico-patriótico. El 16 de agosto de 1863 un grupo de 14 valientes al mando de Santiago Rodríguez, levantaron la bandera dominicana en la loma de Capotillo, cerca de la frontera norte y allí proclamaron la Restauración de la República, iniciando las acciones bélicas. Los tabaqueros de Santiago financiaron las luchas militares, dieron sentido a las luchas en todo el país, formaron un gobierno paralelo, siendo su primer presidente Pepillo Salcedo, y sufrieron el incendio de su ciudad en una acción vengativa del General Buceta, español de proverbial maldad. Más de 10,000 muertos le significó la guerra al ejército español. Los criollos decididos a recuperar su territorio con un coraje y valor que espantaba a los soldados extranjeros. Santana muere, de “inflamación cerebral”, según acta de defunción, el 14 de junio de 1864, esperando un proceso en Murió amargando y arrepentido, y se sospecha que se provocó la muerte. Fue enterrado en la Fortaleza Ozama y hoy descansa en el Panteón Nacional.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.