Los estafadores y las faltas ortográficas

Sí, los estafadores tienen faltas ortográficas. Lo he comprobado incontables veces en los intentos de estafas electrónicas que llegan vía correo electrónico.

Te cuento esto, porque quiero que aprecies la importancia de tener las nociones básicas de ortografía porque hasta nos salva, en esta nueva era de la tecnología, de estafadores que nos demuestran que no saben ni colocar las tildes en sus respectivos lugares.

Seguro que has visto correos extraños de “bancos” en los que ni tienes una cuenta abierta ni has hecho transacción alguna, y que también te han llegado a tu bandera de entrada avisos llamativos de entidades bancarias con las que sí tienes conexión y puedes caer en “el gancho”.

A continuación, comparto el texto del correo más reciente que me ha llegado desde una fuente que se hace pasar como representante de un reconocido banco local, del cual voy a omitir el nombre por respeto y para que no se vayan a confundir.

Estimado cliente

Te informamos que tu estado de cuenta de Depositos ya esta disponible.

Visualizalo ingresando a (menciona el nombre del banco) en Linea con tu clave y seleccionando
“Estado de Cuenta en Linea”. Si aun no te has registrado, puedes
hacerlo visitando http://bank.com/do.

Gracias,

Como ven, en el párrafo anterior pueden apreciar la cantidad de tildes que faltan, el uso incorrecto de la mayúscula en algunos casos y una construcción gramatical poco atractiva.

No solo lo hacen con este banco, así lo han hecho con casi todas las entidades bancarias del país. Y cuando estos correos llegan, créanme, parecen muy reales porque hasta utilizan la tipografía y los correspondientes logos de la empresa financiera para hacer más real el engaño.

En algunos correos los estafadores piden actualizar tus datos, en otro que debes corregir o autorizar algo, y siempre lo hacen invitándote a entrar a un enlace que podría causarte muchos problemas si lo abres o haces clic.

No sé qué obtienen, quizás los datos personales, acceso a los contactos y, en ambos casos, es extremadamente delicado.
Si nos informamos y miramos con especial atención los detalles de la gramática en los correos electrónicos que provienen desde el sector financiero, los que son reales, y los comparamos con esos que procuran vulnerar nuestra privacidad, notaremos la gran diferencia en términos de calidad.

En su gran mayoría, quienes manejan las cuentas (correos institucionales y redes sociales) de las entidades escriben muy bien y se cuidan mucho hasta de colocar las tildes donde van.
En esta entrega quise hablarles de esto, para que aprecien lo valioso que es el conocimiento, en este caso, tener las nociones básicas gramaticales para poder detectar hasta los perfiles engañosos, porque sin dudas: ¡la información es poder!
Quizás para algunos, escribir correctamente o conocer las reglas básicas de ortografía no tenga importancia, pero les digo: no solo nos hace quedar bien en términos profesionales al brindar calidad desde nosotros mismos, sino que puede salvarnos hasta de esos estafadores de la red porque podemos identificarlos, como ha sido mi caso una y otra vez.

Siempre que tengo la oportunidad comparto estas cosas porque creo mucho en transmitir un mensaje desde la vivencia misma y… ¡qué bueno!, que volvió a llegarme uno de esos correos que suelo compartir a modo de construir y edificar para que otros no caigan en la trampa y valoren la importancia de saber escribir y hablar bien.

¡Gracias por leerme!

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.