Primer empleo

La vida se llena de primeras veces. Se elige la profesión y se estudia en la universidad. Se conocen nuevas ideas y personas. Se termina la carrera y llega el momento de buscar trabajo. Se toma el tiempo, se tiene paciencia, y no sabes todavía cuál será tu primer empleo, ya que esa suerte puede marcar el resto de tu vida. Desde el 2007 se han presentado al congreso cuatro piezas legislativas de este tipo.

Y es que cuando se terminan los estudios y se busca el primer oficio se dificultan las diligencias para tenerlo. Desde los años noventa se han desarrollado distintos tipos de programas, y leyes de promoción del empleo juvenil, que en general gozan de muy buena aceptación de la ciudadanía. La receptividad es tan buena, que las denominadas leyes de primer empleo forman parte de las plataformas de los partidos políticos.

Entre los principales focos de atención y debate está, el fenómeno denominado “ni-ni” (ni trabaja ni estudia) este ha sido motivo de análisis y ocupa un lugar importante en la opinión pública, a pesar de la lecturas críticas sobre la estigmatización de la juventud que produce este indicador, y más allá sobre los aportes de las mujeres jóvenes en la economía de los cuidados, y la inactividad juvenil. Todo esto es la preocupación sobre la transición entre la educación y el trabajo.

Es de ahí que la importancia de la formación para el trabajo laboral representa una de las actividades más importante en la promoción del empleo juvenil. Que van desde cursos cortos de formación profesional hasta acciones integrales que contemplan el trabajo sobre aptitudes, y preparación técnicas. La especialización en nuevas tecnologías y el uso de internet y las redes sociales son habilidades que manejan con gran facilidad la juventud.

En nuestro país, el Programa de formación a través del Instituto de Formación Técnico Profesional (Infotep), se encuadra dentro del Ministerio de Trabajo y se ha destacado por la participación del sector privado. Ha obtenido buenos resultados para el empleo y capacitación de jóvenes a través de las tecnologías.

La primera oferta de empleo debe ser una experiencia que permita aprender de otros y formarse a sí mismo a partir del conocimiento de las labores. Esta nueva ley otorgará nuevas oportunidades laborales, en diversos sectores, a la juventud del país. Ese eterno problema de los jóvenes de no conseguir trabajo porque no tienen experiencia, debe ser resuelto con esta ley, pues tendrán pasantías y podrán salir adelante, y así el mundo laboral les ofrecerá la posibilidad de alcanzar otras metas, además de adquirir más enseñanzas y conocimientos.

Para terminar todos los jóvenes quieren oportunidades y entienden el gran dilema del primer empleo, con la aprobación en la Cámara de Diputados y luego en el Senado dará incentivos a las empresas para que contraten gente joven, pues se convertirá en una oportunidad muy buena e innovadora en el país esta pieza legislativa, pues ha tenido éxitos en muchos países.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.