¡Déjate ayudar!

Compartir

Necesitamos dejar esa manera de resistirnos a nuestro propio bien... eso de ser selectivos para asumir lo que queremos, lo que a nuestro juicio conviene y no lo que necesitamos... si no reconoces cuánto es el bien que necesitas no te será posible sacar el mal que te daña. ¿Quién podrá sacarte del pesimismo, del pasado pantanoso, de ser sabio en tu propia opinión, del chisme, de la culpa, del peligro que se avecina si no cambias de actitud?, ¿Auién? ¿A quién le concedes atención, respeto y fe para modelarte un buen ejemplo o aceptarle un buen consejo? La verdad es simple, nadie podrá llevarte a donde no quieres ir ni podrá sacarte de donde te sientes tan cómodo. Para mejorar vale la pena el riesgo de cambiar, déjate ayudar.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir