¡Persevera!

Compartir

La lucha diaria implica hacerlo todo sin contaminarnos. No me refiero a pecar únicamente, estoy hablando de renegar de nuestras metas, reducir nuestros sueños a la estrechez de los recursos posibles, abandonar tu entereza emocional por las presiones del entorno, rebajar tus valores a las escalas asumidas por la conveniencia de la mayoría, etc. Esa es una forma de desnaturalizarnos y echar a morir nuestro hombre interior. Tu verdadero ser, ese que no todos conocen y quienes le conocen no aceptan del todo. No te conformes ni te apegues a sus maneras, no te postres ante sus ofertas, ni te intimides frente a sus poderes. ¡Sé tú mismo! Cree, aunque otros renieguen, persevera, aunque otros deserten, lucha aunque todos te dejen, y ama aunque nadie te entienda.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir