Sostiene tu corazón…

Poner en manos de Dios nuestros asuntos, familia, relaciones, proyectos, bienes y acuerdos, es trascendental, debemos entregarle todo lo que comenzamos y/o concluimos. Al adorar a Dios ponemos nuestro corazón en sus manos, al creerle le confiamos nuestro futuro y suerte, pero al dar ponemos nuestros recursos y bienes en el mejor lugar. La escritura revela que “al que tiene, más se le dará”, dice además que Dios “ama” al dador alegre. ¿Qué es lo que das porque le crees, que entregas por puro amor? Dios siempre dará muchísimo más que nosotros, entonces dale tus anhelos, pásale tus cargas, tus recursos, tus crisis; Dios te dará victoria, paz, amor y desbordantes lluvias tardías con grandes alegrías. Recuerda esto: “mientras Dios toma tu mano, te sostiene el corazón!”.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.