Todo está listo

No bien naces y las expectativas ya fueron creadas, solo tienes quietud en la calidez del vientre de tu madre, cuando todavía no te has enfrentado con lo que se espera de ti.
El bebé tiene que gorjear, reírse y hasta llorar en un tiempo determinado, porque esa normalidad es la que indica el libreto. Que le salga un diente, gatee, hable (aunque no se entienda) y dé sus primeros pasos. Por el retraso de esos procesos es que están repletos los consultorios de los pediatras.

Luego, debe ingresar al preescolar para el control de esfínteres y relacionarse con otros amiguitos. Ahí comienza el primer desapego que no se sabe quién lo sufre más, si la madre o el pequeño, acostumbrado como estaba a ser el centro del mundo, para pasar a compartir atención con otros compañeritos.

Después, debe ser sociable, inteligente y habilidoso, sino, ya los maestros te citarán. Sus ocurrencias son el motivo de conversación con las amistades en una carrera loca hacia el que exhiba el hijo más inteligente, talentoso y genial que cada madre cree tener.

Debe aprender a leer en tiempo récord y escribir con nitidez para preparar cartitas en los días señalados. Es lo menos que puede exigírsele a un buen colegio.

Vienen las sesiones de fotos por cada cumpleaños, hasta que pueda retratarse sin borrarse los besos de los abuelos. Al lado del bizcocho con sus mejores galas sube ese dedito por el que se ha practicado tantas semanas.

Entra a la primaria con su nuevo uniforme para descubrir un mundo desconocido entre los grandes y se aumenten las exigencias para ser un alumno medianamente normal que, aunque no fuere excepcional, por lo menos, no sea tarado.

Mientras, a los padres los presionan para saber cuándo viene la parejita, a menos que tuvieran la suerte de tener mellizos para que los dejen en paz.

En el ínterin, ya se le comienza a preguntar al chico por alguna enamoradita porque alguien como él no puede pasar desapercibido.

En la adolescencia y ya en bachillerato, debería ser deportista y líder de una pandilla de amigos al que todos sigan, admiren e imiten, además de agotar un repleto itinerario de fin de semana sufragado por sus padres para mantenerse ocupado y activo en las redes.

Y ahí se acerca inexorablemente el último año y el joven no sabe qué estudiará, pero la ocupación o el negocio de sus padres son sus referentes porque alguien debe continuar el legado familiar. Si no le gusta, siempre puede cambiar de carrera, lo importante es que tenga un título (el que sea).

Después, cuando termine la universidad, ya se habla de los planes de maestría en el exterior. Si tiene pareja, estar pensando en formalizarse y proyectar una boda cercana por ser lo normal; de lo contrario, tendría que ser muy exitoso profesionalmente para justificar el retraso matrimonial.

Casado como corresponde y destacado en su profesión, todos esperan al nieto con ansias porque para eso la gente se casa, sino, se les sugiere que consulten especialistas para asegurar la descendencia.

Concluido el período de gestación, vuelve la rueda a rodar con un guión preconcebido para la criatura, que también se les aplicó a sus padres, a los que tampoco consultaron. La misma partitura para no desafinar, los diálogos preparados, las líneas redactadas y comienza todo de nuevo, como una película repetitiva donde solo importa el director y poco, los protagonistas.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.