El momento llegó y la ley manda a hablar de salarios

El alza que se produzca, del nivel que sea, debe incluir por ley a los jornaleros.

El empresariado y las centrales sindicales que representan a los trabajadores están llamados a verse las caras pasado mañana (el día 9 de julio), cuando deberían iniciar –según el calendario- las negociaciones sobre el aumento salarial para el sector privado no sectorizado.

La vez más reciente que se hizo eso fue el 9 de julio de 2019, cuando en la décima reunión entre las partes se alcanzó en el Comité Nacional de Salarios (CNS) un incremento del 14 %, menos de la mitad de lo que se pedía entonces. No se sabe con certeza (por lo menos no se ha informado) si el empresariado ha recibido y visto el documento entregado el 15 de junio por los sindicalistas al “árbitro”, en el que piden un reajuste del 40 %. Y es muy probable que el encuentro del día 9 no se materialice.

Los patronos han dado señales a través de la Confederación Dominicana de la Pequeña y Mediana Empresa y la Asociación de Empresas e Industrias de Herrera, de que si bien favorecen el reajuste, este debe darse paralelo con la reclasificación de empresas y actuar con apego a la Ley 187-17, de Clasificación Empresarial.

La cita de este año tiene características especiales: es atípica, se da en un contexto de crisis sanitaria, con la economía golpeada (aunque entró hace varios meses en la senda de la recuperación), con la pérdida de una cantidad importante de empleos y con la interrogante de cuántas empresas están en condiciones reales de asumir el aumento. “Es un tema de ley; la ley manda una revisión cada dos años y debemos realizarla”, han advertido los sindicalistas, a través de la Confederación Nacional de la Unidad Sindical (CNUS), la Central Nacional de Trabajadores Dominicanos (CNTD) y la Confederación Autónoma Sindical Clasista (CASC).

En los salarios vigentes desde 2019, cuando se produjo la última revisión, el más alto, de las escalas mínimas en el sector privado, es de RD$17,610, en el caso de los empleados que laboran en las grandes empresas. El de empleados de medianas empresas es de RD$12,107 y el de pequeñas empresas es RD$10,728. Los trabajadores de campo (“echa días”) ganan RD$400 por jornada de 10 horas diarias, salario que aumenta o baja cuando la jornada comprende más o menos de esas diez horas diarias. Los guardianes privados ganan RD$15,000. Luego, se derivan otros salarios mínimos, como el de la construcción, sector azucarero, operadores de máquinas pesadas y zonas francas, pero cualquiera que se mire de ellos resulta “corto” frente a la carestía que registran especialmente los insumos alimenticios y otros bienes necesarios para el hogar.

La visión bancentraliana

El gobernador del Banco Central de República Dominicana (BCRD), Héctor Valdez Albizu, plantea que una vez reunidos, los empresarios y sindicalistas deben ponderar bien el tema del aumento. “Deben ponderarlo muy bien para que el incremento salarial que se dé sea cónsono con el costo de la canasta.
Siempre he estado identificado con que los salarios durante mucho tiempo se han quedado un tanto retrasados, porque los ajustes se hacen solamente por inflación. Y una corrección por inflación no es un aumento salarial. Es una corrección no un incremento”, apuntó.

“Yo espero que cuando se reúna el Comité Nacional de Salarios se pondere la situación. Cuando se reúnan quizás nos inviten a participar y usted puede estar seguro que nuestra posición va en el orden de que compensemos a los sectores que necesitan enfrentar el tema. Debemos ser realistas, este es un país que está viviendo momentos muy difíciles”, sostuvo Valdez Albizu.

Se ha referido a ese tema en ocasiones distintas, pero la vez más reciente fue el 29 de junio, en una rueda de prensa en la que ofreció los resultados de la economía, vistos de manera particular en mayo, y de forma consolidada entre enero y mayo (cinco meses).

Para entonces, informó que la actividad económica registró una expansión de 4.7 %, en mayo de 2021, con relación a mayo de 2019, año con el que se comparó, tomando en cuenta que en ese tiempo no había pandemia por covid-19, para dejar claro que ciertamente el país va mejorando. El 2020 fue un año prácticamente muerto. Una fuente informó al periódico elCaribe que la parte sindical fue convocada la tarde de ayer a una reunión con el ministro de Trabajo, Luis Miguel De Camps. Es muy probable, dijo la fuente, que desde el Gobierno haya interés de que las discusiones no se prolonguen demasiado, como ha ocurrido en ocasiones anteriores.

Datos ampliados sobre el mercado laboral del país

Según los resultados de la Encuesta Nacional Continua de Fuerza de Trabajo (ENCFT) correspondientes al trimestre enero-marzo 2021, la población ocupada se ubica en 4,413,383, es decir, 192,491 empleos menos que en el primer trimestre del año anterior.

El 35.44 % de los empleados en el mercado laboral dominicano percibe salarios que van de 10 mil a 15 mil pesos, de acuerdo con datos oficiales de la Tesorería de la Seguridad Social (TSS).
Le siguen los que reciben sueldos que oscilan entre los 15 mil y 30 mil pesos. Ese segmento es el 30.82 % de los empleos. Luego están las personas con salarios superiores a los 50 mil pesos, que representan el 11.14 % de la totalidad de empleados.

De acuerdo con un corte numérico -a abril de 2021- se encuentran registrados dos millones 40 empleados en el Sistema Dominicano de Seguridad Social, con una masa salarial de RD$56,215.8 millones y un salario promedio de RD$28,107.
La convocatoria de 2021 al CNS, que es una convocatoria de ley, se da quizás en un momento más complejo que años anteriores recientes. El 2021 comenzó intenso en materia de carestía, tanto en los productos de la canasta básica, como de otros tipos, entre ellos materiales para la construcción.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.