Carolina Herrera sabe impregnar arte y pasión a las manos de la mujer

La dominicana de 23 años puso su primer centro de uñas y forma a mujeres en esta técnica en su academia

ESCUCHA ESTA NOTICIA

Su nombre evoca éxito y fama. La determinación y la autosuperación son los atributos que mejor definen a Carolina Herrera, una mujer emprendedora que por sí sola, y con solo 23 años, tiene su propio negocio y lleva capacitación a jóvenes que, como ella, buscan salir adelante.

Los últimos tres años parecen sonreírle: le nació su segunda hija, puso su primer centro de uñas, obtuvo una certificación internacional para impartir talleres sobre esta técnica, y se prepara para el lanzamiento de su primera línea cosmética.

No obstante, atribuye estas conquistas al resultado de muchos sacrificios, planificación y de invertir en sus propios sueños. Carolina no cree en la suerte, sino en el trabajo tesonero. Desde los 13 años se dio cuenta de su talento para trabajar en el diseño y cuidado de uñas. Fue cuando se inscribió en su primer curso estando aún en la escuela.



“Recuerdo que mi mamá me compraba muchos esmaltes y yo me pintaba las uñas todos los días… Luego hice el curso básico y puse una mesita en mi casa, en mi sala, y les ponía uñas a las vecinas, a mi mamá, a mis hermanas”, expresa mientras deja salir una sonrisa.

Convencida de que tiene madera para eso, la necesidad de generar ingresos la condujo a ofrecer sus servicios de manicurista en salones. Y a la edad de 21 años, con el brío de trabajar en algo propio, rentó un pequeño local en un terreno solitario de Villa Mella, Santo Domingo, pero en su inexperiencia no pensó en un estudio de mercado y al poco tiempo quebró.

Sin embargo, no lo vio como un fracaso, sino como el ensayo que le permitió entender que al talento se le debe agregar conocimiento y formación en áreas vitales que determinan el éxito y la sostenibilidad de cualquier emprendimiento.

En septiembre de 2022 vio la luz Sunflower Nails, ubicado en el sector Los Ríos, avenida Juan María Lora Fernández. Un espacio dedicado al cuidado y embellecimiento de las manos, y donde imparte capacitación sobre esta técnica a través de la academia que fundó en marzo de 2023. “Me acuerdo que compré dos mesitas y seis sillas y comencé con mis chicas, con toda una temática sin siquiera hacer mi master, y cuando vi que tenía el don de enseñar dije debo prepararme bien”, expresó.

Carolina Herrera busca siempre la mejora continua y apuesta a su formación. El mes pasado cumplió su objetivo de viajar a Bogotá, Colombia, a hacer un master instructor en uñas. Y pronto impartirá su primer Técnico Profesional en Uñas en Sunflower Nails Academy, para chicas que deseen emprender.

“Yo empecé a trabajar en la meta de educarme, para educar a mis alumnas y encontré un master muy bueno y duré seis meses trabajando de lunes a lunes, hacía uñas, trabajaba y dabatalleres para pagar mi capacitación”, dice con gran orgullo y muy agradecida a su Dios.



De hecho es precisamente la formación lo que, dice, le agrega valor y la diferencia en un mercado que se ha expandido como pólvora en los últimos años en la República Dominicana, como son los centros de uñas o “nails center”.

“No es solo hacer uñas, tú tienes que saber cómo responder cuando un cliente viene con una anomalía. Mi preparación es lo que me hace marcar la diferencia”, destaca la mujer que llegó a inscribirse en la universidad para estudiar bioanálisis, pero prefirió dedicar su vida al cuidado y embellecimiento de las manos y a enseñar lo que sabe.

Carolina es visionaria y en diez años se ve con varios centros y llevar su conocimiento a miles de mujeres.

Posted in Emprendedores

Más de dinero

Las Más leídas