El Ensanche Ozama apuesta al reciclaje para el desarrollo

Compartir
El proyecto “Vida sobre el Ozama” está construido por contenedores de barcos y rocas. Kelvin Mota.
El barrio, ejemplo de crecimiento urbanístico vertical, fue construido por la Compañía Construcciones Ozama por RD$ 2,000,000 en la década del 50

Desde hace cuatro años, en el Ensanche Ozama surgió un proyecto enfocado en el reciclaje, que dio una nueva esperanza a los más de 19 mil habitantes de este sector de Santo Domingo Este, sobre todo a aquellos que habitan en la costa del río Ozama.

Se trata de “Vida sobre el Ozama”, una iniciativa que data del 2013 encabezada por el padre Manuel Ruiz, enfocada en brindar ayuda espiritual y material. Desde su fundación ha ayudado a más de 3 mil personas de la comunidad.

Este proyecto, en un principio planificado para ofrecer servicios de salud con un conjunto de barcos que funcionan como policlínicas, surgió de la necesidad que tenían las familias que vivían a las orillas del río, especialmente aquellas que habitaban en la parte llamada El Dique, cerca de un famoso astillero que dejó de funcionar hace algunos años debido a la contaminación que provocaba. Esta zona era considerada un vertedero, ya que continuamente se veían cúmulos de desechos.

De acuerdo con la coordinadora del proyecto, Amarilis Peralta, en el Ensanche Ozama, sector cuyo origen se remontan al 1950 cuando el dictador Rafael Leónidas Trujillo procuraba poblarlo de militares, encontraron a mediados del 2013 una comunidad carente de varios servicios básicos, “sumida en la pobreza”.
“Vida sobre el Ozama” consta, aparte de un barco que funciona como policlínica, de una escuela, un centro de atención psicológica, y servicio de alimentación a través de los Comedores Económicos. Sin embargo, esta iniciativa, cuya infraestructura está construida a base de contenedores de barcos y piedras, resalta por su enfoque de reciclaje. Y es que cada 15 días decenas de personas llevan tres fundas de plástico y otros materiales reutilizables para ser intercambiadas por comida.
El padre Ruiz realiza esta labor con el apoyo del Banco de Reservas, el Despacho de la Primera Dama, y el Ministerio de Educación, entre otras entidades.

“Una de las oportunidades es que ayudas a la gente a que consigan su comida, pero ellos te ayudan a que el río permanezca en buen estado, limpiándolo. Se nota el cambio sobre todo en la parte donde nosotros incidimos. Hemos creado un impacto tal, que la gente sale a recogerlos en las calles, las aceras, en los colmados, y los contenes”, cuenta Peralta.

La coordinadora de este proyecto también asegura que “lo que más nos emociona es darle la oportunidad a la gente de cambiar sus vidas, a través de una labor que beneficia a todo el sector. Los niños vienen incluso con sus funditas de basura, que en su mayoría son plásticos, a buscar sus alimentos. Pero cuando vienen les felicitamos por la labor de mantener limpio el río. Eso los llena de alegría”.

Comercio

La avenida Venezuela, principal arteria del Ensanche Ozama, es sin dudas el punto activo del comercio en el sector. En esta calle, reconocida mayormente por la gran cantidad de establecimientos de expendio de bebidas alcohólicas.

En este paseo confluyen colmados, repuestos de vehículos, casas de cambio, tiendas de ropa y calzados, bancas de lotería, compraventas, farmacias, ferreterías, gomeras, peluquerías y bancos.

Por igual están establecidos en esta avenida salones de belleza, centros de comida, papelerías, compraventas, comedores, clubes de billar, tiendas de reparación de computadoras, panaderías, dealers, reposterías, bancas deportivas, centros de uñas, discotecas, bancos y estaciones de combustible.

Deporte y cultura

Otro de los lugares más emblemáticos del sector es el Centro Cultural y Deportivo Ozama. La entidad está enclavada en el centro del Ensanche Ozama, en la esquina conformada por las calles Presidente Vásquez y Juan Goico Alix, contiguo al Cuerpo de Bomberos, y fue fundado en octubre de 1977, bajo la presidencia de Candelario Hidalgo, fallecido dirigente que presidió también la Asociación de Baloncesto del Distrito Nacional (Abadina).

La instalación tiene canchas de tenis, voleibol y espacio para las artes marciales, todas disciplinas atendidas por técnicos experimentados.

“Desde que se creó el club nunca se quedó vacío. Pero eran más los jóvenes que venían a jugar mucho baloncesto y esto se llenaba, porque la gente del sector también se integra”, cuenta Enrique Domínguez, asiduo al club.

La disciplina de baloncesto de este centro deportivo fue campeón en el Torneo Savica Sub-17 y en el Torneo Navidad Valle del Este Sub-19 y sub-campeón en el Torneo Sub-14 Miguel Cruzeta. Entre tanto, otros logros pero en el ámbito del karate, son el Torneo Villa Faro, donde ganaron seis primeros lugares: Emmy Perdomo, Jesús Castro, Lenny Lebrón, Iván Liberato, Eliezer Perdomo y Jean Marcos de la Cruz.

Club de Leones

Otra de las entidades que ha tenido un gran impacto, sobre todo histórico, es el Club de Leones, que fue fundado en 1964. Este es el primero de los clubes fundados en el país que junto a los de otros países integran la Asociación Internacional de Clubes de Leones, la organización de clubes de servicio humanitario más grande del mundo.

Este grupo de hombres y mujeres está enfocado en la vocación de servicio, especialmente para mejorar sus comunidades.
Este club procura realizar proyectos de servicios como la distribución de ayuda en caso de emergencia; programas comunitarios y del medio ambiente.

Parque

Ubicado justamente en la principal calle del sector, la avenida Venezuela, se encuentra el Parque Juan Pablo II del Ensanche Ozama, que desde mediados de los 50 ha servido de espacio de esparcimiento de esta comunidad de la Zona Oriental.

Con decenas de plantas y un parque infantil, este espacio fue construido por Trujillo. Actualmente cuenta con una glorieta central y tres laterales, cuatro puertas de acceso, una verja, un lago artificial, área de picnic, 150 bancos, el acondicionamiento de la jardinería, entre otras cosas.

En el Ensanche Ozama, construido por la Compañía de Construcciones Ozama, por un valor de 2 millones de pesos, también se encuentra la Parroquia San Francisco de Asís Paz y Bien, adonde cada domingo asisten cientos de fieles católicos para participar de la eucaristía. Aunque igualmente los días de semana se mantiene con un público constante que acude a reuniones y otras actividades.

Asimismo, en el sector el desarrollo urbanístico vertical ha sido más que evidente. Desde hace algunos años, decenas de edificios que sobrepasan los cuatro niveles han sido construidos, dándole un nuevo aire a esta comunidad.

Opiniones

Estamos convencidos totalmente de que la gente se siente agradecida con lo que hacemos”.
Amarilis Peralta
Coordinadora “vida sobre el ozama”

Enrique Domínguez
Del Club salieron muchas figuras que son un ejemplo para todos nosotros que practicamos diariamente”.

Carlos Pereira
El sector está desde hace más de medio siglo, y nunca paró su desarrollo. Hasta el día de hoy, la comunidad se mantiene unida por el progreso”.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

  • Etiquetas
  • d4
Compartir